scorecardresearch

La inflación sigue disparada y el IPC no baja de dos dígitos

V.M.
-

El incremento anual de los precios se situó en el 10,3% el pasado mes, dos puntos por encima de la media nacional, y coloca a provincia como la cuarta más inflacionista del país, junto a Ciudad Real y Huesca

El capítulo de alimentación es uno de los más alcistas en la tasa de variación anual de precios. - Foto: Reyes Martínez

El dato del Índice de Precios al Consumo referido al mes de abril, dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística, sitúa nuevamente a Cuenca entre las cuatro provincias más inflacionistas del país, con un incremento anual que no baja de los dos dígitos, concretamente un 10,3%, dos décimas menos que en marzo, situación que amenaza la recuperación económica, la viabilidad de muchas empresas y el ahorro de las familias.

En lo que llevamos de año la variación positiva del IPC llega al 4,5%, incremento que se explica por la evolución de los precios de alimentos y bebidas alcohólicas  y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles y muebles y artículos del hogar durante los primeros cuatro meses de este 2021. 

La provincia conquense es la cuarta más inflacionista del país, sólo superada por Toledo, que con un 11,5% se sitúa en primer lugar, León, con un 11%, y Ávila, que llega al 10,9% de variación anual, mientras que Ciudad Real y Huesca presenta un porcentaje idéntico al de Cuenca (10,3%).

El IPC registra esos elevados niveles de precios debido sobre todo a la subida desorbitada de los costes de la vivienda, agua, electricidad y gas, con un aumento anual del  29%, los precios del  transporte, que se incrementan un  13,6% en la variación de los últimos 12 meses y la de alimentos y bebidas no alcohólicas, cuyo precios suben un 12,6%. 

Otros sectores también experimentan aumentos importantes, aunque más moderados, son el caso de restaurantes y hoteles, con un 6,9% o muebles y artículos del hogar, con un 5,5% de incremento. 

La crisis energética, la guerra de Ucrania y la escalada del precio del gas lleva a que en algunos subgrupos el índice anual alcance unos niveles realmente disparatados, caso de electricidad, gas y otros combustibles, con una variación positiva anual que roza el 55%, o servicios de alojamiento, que sube más del 21%.

En variación interanual todos los índices sectoriales y de grupos experimentan una subida apreciable, a excepción del descenso de una décima en comunicaciones y un -2,2% en vestido y calzado, y cabe reseñar también la reducción en el acumulado del año en este último grupo, concretamente un -7,7%.

Datos regionales. Los datos del IPC de abril vuelven a colocar de nuevo a la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha como la región más inflacionista de toda España, ya que si los precios subieron en todas las autonomías lo hicieron en una mayor proporción aquí, con un aumento anual del 10,4% (una décima por encima de Cuenca),  más de dos puntos por encima de la media nacional, situada en el 8,3%.

Nuevamente a nivel autonómico los incrementos más importantes se registran en vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, un 28,9% más en variación anual, transporte, con un 13,1%, y alimentos y bebidas alcohólicas, con un 11,5% de oscilación.

Si nos detenemos en el cálculo  mensual se aprecia un frenazo en la escalada del precio energético, capítulo que experimentó un descenso del -6,2 y otros descensos apreciables en el grupo de transporte, -5,1%, y más moderado en bebidas alcohólicas y tabaco del -0,7%. El resto de apartados continúa la tendencia alcista, encabezado por vestido y calzado (7,4%), alimentos y bebidas no alcohólicas (5%), muebles y artículos del hogar (2,2%), restaurantes y hoteles (1,1%) y ocio y cultura (0,9%).

A nivel nacional la tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de abril es del 8,3%, un punto y medio por debajo de la registrada el mes anterior. Los grupos que destacan por su influencia en la disminución de la tasa anual son vivienda, cuya variación anual del 18,8%, más de 14 puntos por debajo de la registrada en marzo, se debe a la bajada de los precios de la electricidad, frente a la subida registrada en abril del año anterior, y transporte, que sitúa su tasa en el 12,8%, casi seis puntos inferior a la del mes pasado, como consecuencia de que los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales disminuyen este mes, mientras que se mantuvieron estables en 2021.

Por su parte, los grupos con mayor influencia positiva fueron alimentos y bebidas no alcohólicas, cuya variación aumenta más de tres puntos, hasta el 10,1%, a causa de subidas generalizadas de la mayoría de sus componentes; hoteles, cafés y restaurantes, con una tasa del 5,8%, casi un punto y medio más que en marzo, debido a que los precios de los servicios de alojamiento y la restauración aumentan este mes más de lo que lo hicieron en 2021; y ocio y cultura, que incrementa su variación anual casi dos puntos y alcanza el 2,9%, como consecuencia del aumento de los precios de los paquetes turísticos, que bajaron el pasado año.