scorecardresearch

Belleza con compromiso

R.L.C.
-

La representante de la provincia de Cuenca dará visibilidad a las enfermedades mentales en el certamen Miss Mundo España la próxima semana.

Ainhoa Parra Gallego, de Tarancón, tiene 24 años y trabaja como administrativa y azafata de imagen y protocolo. - Foto: JULIÁN MALDONADO

Su vida no ha cambiado sobremanera, pero lo cierto es que ha pasado de ser una persona anónima a la representante de la provincia de Cuenca en el certamen de belleza más veterano del país, que desde 1929 ha pasado por diferentes etapas y ahora se llama Miss Mundo España.

«Ir es un sueño cumplido», confiesa Ainhoa Parra Gallego, Miss Cuenca 2022, vecina de Tarancón, que desde pequeña ha seguido este concurso -tiene entrañables recuerdos de cuando lo veía junto a su madre en la televisión o después a través de plataformas digitales- pero nunca imaginó que llegaría a participar en él. Con 24 años, es administrativa en Incarlopsa, y también trabaja esporádicamente como azafata de imagen y protocolo. «Siempre he visto la moda con mentalidad de hobby, vivir de ello sería otro sueño, pero así también son feliz», dice esta joven de 1,74 centímetros de altura, que del 11 al 19 de junio estará en Pineda del Mar (Barcelona) para formar parte del Miss World Spain 2022. 

«Voy con los pies en la tierra, consciente de que hay mucha competencia y que influyen muchos factores, pero a por todas», asegura esta taranconera, que desde que se conoció su elección como Miss Cuenca, entre entrevistas en radio, prensa y televisión, ha recibido un aluvión de muestras de cariño y felicitaciones. El alcalde, José Manuel López Carrizo, fue uno de los primeros en hacerlo públicamente y en poner en valor su forma de ser, destacando valores como la humildad y la simpatía, lo que para ella y su familia ha supuesto una gran satisfacción. Ainhoa Parra fue dama de las fiestas patronales de su ciudad en el año 2016, en 2018 quedó primera finalista en el Concurso Reina de la Belleza de Castilla-La Mancha, y ahora representará a la provincia en una plataforma nacional con proyección mundial.

«Pero ya no es un certamen donde el único propósito es la belleza, como los de antes, ahora también se valoran otras cosas, hay un compromiso social detrás de cada chica», aclara al explicar que entre las pruebas por las que será valorada están algunas deportivas, una entrevista personal con un jurado de expertos, desfiles de moda o la presentación de un proyecto social, que en su caso servirá para dar visibilidad a las enfermedades mentales ya que ha decidido realizarlo sobre la asociación comarcal de salud mental Nueva Luz, con sede en Tarancón, que lleva en marcha desde hace más de 20 años.  

Los trastornos mentales graves se están disparando, especialmente entre los más jóvenes, y ella alzará su voz y pondrá su imagen, para concienciar a la población sobre la importancia de no mirar para otro lado desde el Certamen de Miss España. Para ello presentará un vídeo, elaborado por el también taranconero Jorge Martínez, que pondrá en valor la labor del colectivo Nueva Luz, a la par que en segundo plano también servirá de promoción de su municipio.  

Otro de sus guiños a Tarancón será que en el desfile de trajes regionales, lucirá el de su ciudad, pues irá vestida de taranconera, y que la modista y diseñadora local, Beatriz Muñoz Lucas, le ha confeccionado el traje que tiene preparado para la final. «Es que no solamente soy yo, englobo a toda la provincia, llevo a mi tierra, represento a Cuenca y un montón de gente está implicada conmigo», resalta Ainhoa Parra en medio de jornadas frenéticas de preparativos, que no solamente se han centrado en organizar el equipaje con todo el vestuario que la acompaña al concurso, sino también en aprender a potenciar sus habilidades, pues la valoración que el jurado realizará de ella será integral. 

Aficionada a la moda, el deporte, bailar y leer, abanderará desde Cuenca la apuesta desde Miss Mundo España por «mucho más que un cuerpo y una cara bonita, también los valores de la persona en su conjunto, es belleza comprometida». Con raíces andaluzas, de Córdoba y Jaén, por parte de sus abuelos paternos, esta conquense de Tarancón que un día fue embajadora de su pueblo como dama de las fiestas ahora da el salto a representar a toda la provincia y en una evento con repercusión mundial. 

«Es un encanto y tiene encanto», dicen quienes conocen bien a esta chica que ya está haciendo historia como aspirante taranconera y que está a punto de comenzar a vivir una experiencia única, con la que seguirá soñando con los pies en la tierra, el apoyo de su familia y amigos, de su localidad especialmente, y de toda la provincia.