scorecardresearch

«El que lleva el periodismo dentro enseguida ve la foto»

V.M.
-

La muestra 'Cuenca. Una historia. Una mirada', que puede verse hasta finales de mayo en el Centro Cultural Aguirre, reúne decenas de instantáneas del veterano fotógrafo de prensa y cámara de TVE Antonio Texeda

Antonio Texeda, junto a varias de las fotografías que expone en el Centro Cultural Aguirre. - Foto: Reyes Martínez

Una trayectoria profesional de décadas resumida en estas ilustrativas imágenes en blanco y negro...

Sí, fui  fotógrafo de prensa y corresponsal de TVE en Cuenca e incluso llegue a cubrir con sonido Albacete, Guadalajara y Toledo. En total se reúnen 50 o 60 imágenes, unas son más artísticas, donde el espectador puede apreciar más el dominio de la técnica, y el resto son fotografías de prensa: costumbres, lugares emblemáticos de la ciudad, pueblos, personajes… vamos la vida de Cuenca durante más de medio siglo y, como puedes imaginar, supone un cambio radical que he vivido en primer persona, trabajando tanto en prensa como para TVE.  Todas van acompañadas de un texto explicativo que describe la instantánea, con el fin de que la gente más joven pueda entender qué hay detrás de cada una. 

Está dividida en varios bloques temáticos, ¿en qué campo se encontraba más a gusto como fotógrafo?

A mí sobre todo me gustaba la labor diario de fotógrafo de prensa, cuando ibas a hacer un reportaje de cualquier tipo y te encontrabas con lo más noticiable, por ejemplo recuerdo que en pleno río Júcar, entre Villaverde y Pasaconsol y Valverde, para hacer un puente se llegó a botar un barco... la verdad es que medio siglo trabajando da para muchas curiosidades.

¿Cuáles es la clave de ese trabajo como cronista gráfico?

Bien, hay actos en que ya te imaginas qué te vas a encontrar: inauguraciones, congresos, actos de diverso tipo...en cambio hay veces en que el instante te dice cuándo debes hacer la fotografía, por ejemplo hace un tiempo en el portal de mi casa, justo en la repisa del portero, observé un día unos periódicos antiguos de La Tribuna muy bien colocados y no dudé en hacerle una foto que le envié a Antonio Rodríguez, porque era muy curiosa. Pienso que el que lleva el periodismo dentro enseguida ve la foto, el momento preciso a captar.

 Además de ese trabajo para cubrir la actualidad diaria, ha reflejado numerosos rincones y enclaves naturales de la provincia, ¿qué rincones le atraen más?

He recorrido toda la provincia, habrá pocas personas que la conozcan tanto como yo, además cuando iba a hacer un reportaje a cualquier pueblo la gente se ofrecía amablemente a enseñarte lo mejor del mismo, te comentaban costumbres o tradiciones que te servían para reflejarlas;si a eso le añades que mi gran afición era la pesca de truchas en alta montaña, ello me sirvió para conocer todos los ríos de Cuenca y de buena parte de España. En cuanto a rincones de la provincia, me gusta mucho la zona de la serranía conquense, que tienen paisajes entrañables, pero también la zona de La Mancha, donde trabajé mucho, hay pueblos como Villaescusa de Haro, al lado de Belmonte, que tiene una capilla de gran interés turístico que estaba hundiéndose y cuando fuimos a hacer una crónica nos pidieron hacer algo para evitar su ruina, por lo que hicimos un reportaje que Amestoy pasó en horario de mediodía, lo que motivó que la Unesco y otras organizaciones se movilizaran y al final se salvase. 

¿Tendrá cientos de anécdotas?

Claro, tengo muchísimas,  por ejemplo recuerdo que vi torear a Luis Miguel Dominguín el día en que llevaron a su finca al astronauta Richard Armstrong, de visita en España y que llegó protegido por cuatro enormes guardaespaldas del FBI para que nadie pudiera acercársele, aunque a nosotros nos permitieron sentarnos a su lado y charlar con él.

¿Qué echa de menos en el periodismo actual?

Que los periodistas tengan la libertad suficiente para expresar lo que ven y sienten y no se deban a los partidos políticos o al Gobierno de turno para analizar con objetividad las noticias, extrayendo consecuencias.

¿Y en cuanto a medio técnicos qué me dice, habrá un mundo de distancia de su época laboral?

La técnica ha mejorado en innumerables aspectos, hoy cualquiera es fotógrafo, antes era necesario medir la luz, precisar el ángulo, establecer la distancia, etcétera. Mi hijo Antonio, que también es corresponsal de TVE, ha montado un dispositivo con el que quien visite esta exposición podrá ver hasta una sucesión de 450 fotografías de Cuenca. Recuerdo que yo comencé con una máquina de sol y sombra, después me compré una Agfa Silette y después siempre trabajé con  Kodak Reflex, con todo tipo de objetivos. 

 ¿Tendrá un archivo con decenas de miles de instantáneas?

La verdad es sí, tengo miles de fotografías de 35 milímetros, un saco de diapositivas que apenas me ha dado tiempo a organizar  e incluso tengo murales, porque creo que fui de los primeros en hacerlos, muchos repartidos en tamaños de dos metros por uno. Como mi intención es que todo este archivo no se pierda recurrí para digitalizarlo a distintas entidades, obteniendo la callada por respuesta, y entonces me puse en contacto con la Fundación Juan March, con la que alcancé un principio de acuerdo para costearla, aunque con la pandemia del COVIDla cosa se paralizó y fue entonces mi propio hijo el que se encargó de la digitalización de todo el archivo. En este tiempo además se cruzó el grupo Coca-Cola, que me ha ayudado mucho, ha participado en el montaje de esta exposición e incluso formo parte del jurado de su Concurso de Promoción de Jóvenes Talentos, porque otra faceta mía fue la docencia, ya que llegué a licenciarme en Pedagogía Terapéutica.

¿Sigue haciendo fotografías?

Bueno, hago fotos con el teléfono móvil, porque, claro está, una Kodak Reflex, pesa mucho para llevarla colgada del cuello a mi edad, además los móviles actuales te permiten hacer fotos de gran calidad y con poca luz.