Astarel alerta del incremento de la ludopatía 'on line' entre los jóvenes

R.L.C.
-

La asociación comarcal para la rehabilitación de personas con ludopatía con sede en Tarancón conmemora hoy el Día Mundial sin Juegos de Azar con el lema 'No arruines tu vida en un clic'

Luis Guerrero, presidente de Astarel, imparte terapias semanales en Tarancón. - Foto: R.L.C.


Astarel, la asociación para la rehabilitación de personas con ludopatía con sede en Tarancón, alerta del aumento de las adicciones por los juegos on line principalmente entre los jóvenes. Coincidiendo con el Día Mundial sin Juegos de Azar, que se conmemora este miércoles, con el lema No arruines tu vida en un clic, aconsejan a los padres que realicen un seguimiento continuado a sus hijos para evitar que caigan en este tipo de enfermedad.
El presidente de Astarel, Luis Guerrero, afirma que «la gente no se da cuenta que tiene ese problema en casa, por eso es importante vigilar las cuentas del menor o del adulto, porque de una actitud normal a una adicción el paso es muy corto». Entre otras recomendaciones, advierte sobre la pérdida de tiempo. «No solamente es el dinero, el ludópata se pone frente a un juego y se tira las horas muertas, algo que ya no va a poder recuperar, tiempo que pierde de su familia, de su trabajo, de sus amigos, en definitiva, de su vida».
Desde este colectivo taranconero hacen hincapié en que con el avance de las tecnologías ha disminuido la edad de las personas que padecen ludopatía y se han multiplicado las posibilidades de sufrir esta adicción. «Hace 20 años el perfil pasaba por gente que se jugaba su vida en las máquinas tragaperras de un bar, ahora lo hacen también con juegos on line y todo tipo de apuestas, desde los móviles, el ordenador u otros dispositivos», concreta Luis Guerrero. En este sentido, añade que «en muchos contextos familiares se da el teléfono a los hijos para que dejen en paz a los padres y puede convertirse en algo problemático cuando acaba siendo necesario para ellos, como en otra época ocurría mayoritariamente con las quinielas y la necesidad de sentarse frente al televisor a ver los resultados». Con la crisis económica, el jugador tiene más fácil esconder las cosas que empeña por su adicción al juego. «En los últimos tiempos han subido las apuestas porque han crecido las necesidades, la familia está más preocupada sobre lo que va a comer mañana y ésa es la prioridad frente a todo lo demás», exponen desde Astarel.
Entre 250 y 300 personas han pasado por las terapias de este colectivo taranconero, estima Guerrero, desde que se creará hace aproximadamente 17 años. Se ha ayudado a personas de la comarca de Tarancón y otros puntos de Cuenca, pero también de municipios de otras provincias limítrofes.
Actualmente, la Casa de las Asociaciones acoge los martes a las ocho de la tarde las terapias de Astarel, dirigidas tanto a personas que padecen ludopatía como a sus familiares. Ayer se conmemoró el Día Mundial sin Juegos de Azar con la experiencia de usuarios que llevan intentando superar esta enfermedad varios años. Luis Guerrero imparte las claves sobre cómo afrontar esta patología y también, cuando es necesario, el colectivo cuenta con la colaboración de Psicólogos sin Fronteras.
«Los profesionales estamos en continúa formación y las terapias se van adaptando a la demanda, pero lo que está claro es que no hay un tratamiento médico a través de fármacos, por eso es importante que no se interrumpan las terapias», señala el presidente de Astarel al reiterar al Ayuntamiento que el colectivo pueda disponer una sala todo el año. En verano se frenan las terapias más de un mes por el cierre de la Casa de las Asociaciones y se retomaron a mediados de septiembre. También critica que la Seguridad Social no se ocupe de las personas con ludopatía y lamenta que «hemos estado dando bandazos en la anterior legislatura y en ésta tampoco se siguen las relaciones que se deberían tener con una asociación asistencial».

Las oportunidades de caer en el juego se multiplican

El Ayuntamiento de Tarancón ofrece la posibilidad de que una personas adicta al juego pudiera autodenunciarse para no entrar a determinados establecimientos. «Sigue teniendo validez a nivel nacional pero no con la nueva Ley del Juego de Castilla-La Mancha, ya que con la autodenuncia no le van a dejar entrar en un bingo pero sí a un salón de juego», critica Luis Guerrero, presidente de Astarel. En una situación actual donde las oportunidades de caer en el juego se han multiplicado en los últimos años, desde este colectivo con sede en Tarancón, que trabaja en numerosas ocasiones en coordinación con la asociación madrileña Amajer, insisten en que «ahora mismo la fuerza donde está es el control de las cuentas y en las cartillas mancomunadas, para que el usuario no pueda manejar dinero, y en esto los bancos tienen la obligación de colaborar». Astarel, la única asociación de este tipo que existe en la provincia de Cuenca, valora que cada vez son más las personas con problemas de ludopatía que acuden en su ayuda. «Hay muchas formas de caer en el juego sin que nadie se dé cuenta y aunque ahora están en boga los juegos por internet, en Tarancón nunca ha beneficiado estar tan cerca de Madrid», detalla Luis Guerrero. Durante estos días, en las terapias del martes pasado y de este martes, desde Astarel se ha abordado la sensación de vacío que deja esta adicción.