Los profesores demandan formación en dislexia

L.G.E.
-

«Dando unas pequeñas pautas a los docentes, empiezan a detectarla», señala la presidenta de Distolexia en unas jornadas en la Consejería de Educación que se han llenado

Las jornadas arrancaron con una ponencia sobre mitos y realidades de la neuropediatra Raquel Almendral - Foto: Víctor Ballesteros

Desde la asociación Distolexia no dan abasto recorriendo los centros educativos de la provincia de Toledo que les piden charlas sobre las dislexia, sobre todo porque después de las charlas los profesores se acercan para demandar más formación. «Dando pequeñas pautas, estos docentes empiezan a detectar la dislexia», indica Pilar Puente, la presidenta de esta asociación.
Explica que en esas charlas también inciden mucho en la sensibilización, pues no basta con que el profesor esté muy formado, sino que también tiene que saber «ponerse en los zapatos» del alumno con dislexia. Para abordar este trastorno en el aprendizaje en las aulas, la asociación ha colaborado con el Centro regional de Formación del Profesorado para organizar unas jornadas específicas, que se inauguraron esta tarde y que continúan mañana en la Consejería de Educación. La respuesta ha sido masiva. Puente aseguró que quedaba una lista de espera tan larga como el número de aceptados.
La propia consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez no ocultó que ver la sala llena le alegraba. «Una consejera puede estar tranquila sabiendo que la educación está en vuestras manos», les dijo a los asistentes. Rodríguez aprovechó su intervención para avisar de que hay estudios que indican que solo el 5% de los niños con dislexia han sido diagnosticados y para enumerar algunos referentes de diversos campos que tienen dislexia, desde Agatha Christie, a Steven Spielberg, Stephen Hawking, Kennedy, Rodin o John Lennon.
«Es una barrera que todos tenemos que aprender a saltar», apuntó, destacando que el objetivo de estas jornadas es el de «aprender, investigar, conocer y reconocer para poder ayudar».
La directora general de Humanización y Atención Sanitaria de la Junta, Teresa Marín, incidió también en el hecho de que muchos expertos coincidan en el retraso de los diagnósticos y también en que son muchas las personas que no han sido diagnosticadas. Dejó caer que quizá en muchos casos se han visto abocados al fracaso escolar o a un abandono temprano sin que se les haya podido ayudar a identificar dónde estaba la dificultad y a darles herramientas para superarla.
Aunque empezó aclarando que no es una enfermedad y que, por tanto, quizá no cabe hacer un enfoque sanitario, añadió que en la Consejería están cambiando el paradigma para hablar más de salud que de Sanidad. «Hay que cambiar algunos chips y paradigmas para que el sistema educativo, al igual que intentamos en el sanitario, sea el que acompañe a las personas y no al revés», planteó.
Nuevas metodologías. El director del Centro de Formación del Profesorado, Juan Antonio Bravo, expuso que en los últimos años se ha avanzado mucho en investigación en la dislexia y que ese mayor conocimiento ha posibilitado avances en el diseño metodologías. Precisamente eso es algo que justifica jornadas como las que se están celebrando, con un programa en el que el catedrático de Psicología evolutiva y de la Educación de la Universidad de Málaga presenta su proyecto ‘Leeduca’ o la psicopedagoga Mariam Cobo enseñará ‘Preleo’, un programa de estimulación universal del lenguaje oral.
Bravo también apuntó que estos avances en investigación y nuevas metodologías exigen cambios en todos los niveles, desde Infantil a la Universidad. Por ejemplo, en estas jornadas se va a hablar de la prueba de selectividad.