'Blue Monday': Otro engaño más

Ana Martínez/Albacete
-

El considerado 'día más triste del año' no tiene «base científica» y solo es una «estrategia de marketing», según la psicóloga de la UCLM, María Soledad López

'Blue Monday': Otro engaño más

En 2005, el psicólogo británico Cliff Arnall calificó el tercer lunes del mes de enero como el día más triste del año. Es decir, a tenor de su investigación, hoy, día 20, se conmemora este día y las redes sociales se inundan de mensajes esperanzadores y positivos, mientras el comercio online trata de convencernos de que consumiendo se nos va la tristeza.
Las bajas temperaturas de invierno, las deudas acumuladas durante las fiestas navideñas, los niveles de motivación, el incumplimiento de los propósito de Año Nuevo o una mayor o menor necesidad de aplicar diferentes medidas prácticas para nuestras vidas fueron los factores por los que se guió Cliff Arnall para concluir que el tercer lunes de enero es el día más triste del año.
Sin embargo, nada es lo que parece: «Estamos ante una pseudociencia sin sentido que parte de una fórmula matemática inventada por Arnall, muy criticada por los ámbitos académicos, incluso por sus compañeros de profesión».
Así desmonta este día la profesora de Métodos de Observación, del Departamento de Psicología, de la Facultad de Educación de Albacete, María Soledad López, el Blue Monday, en realidad una campaña de marketing ideada en la agencia de comunicación Porter Novelli para una campaña de publicidad de la compañía de viajes Sky Travel.
«No existe ningún estudio que avale científicamente el Blue Monday; la investigación de Arnall no cumple con el método científico, es una fórmula matemática sin base alguna como ha reconocido su propio creador, que ahora reniega de su propia estrategia de marketing que, a pesar de ser engañosa, se ha extendido por todo el mundo», lamenta María Soledad López.
En opinión de esta psicóloga, el Blue Monday solo es «producto de la manipulación» que tiene como único propósito «incentivar a la gente a comprar y consumir ese día para combatir la tristeza y depresión», a pesar de que «el consumismo no nos da la felicidad ni nos quita la tristeza, solo nos convierte en adictos a las compras».
Porque redes sociales y empresas de venta online se han subido al carro del Blue Monday y lanzan ofertas especiales a lo largo de este día, abrazando así la fiebre consumista en un mes malo para el comercio. «Que la cuesta de enero es complicada es algo innegable, pero concretar la tristeza en un único día está poco fundamentado», insiste María Soledad López, que reconoce que, a pesar del engaño, las personas pueden sugestionarse o somatizar hasta el punto de tener hoy un mal día, dado que «el poder de sugestión puede llegar a ser más poderoso que cualquier ecuación científica».
Para esta profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha, el problema surge al interiorizar los efectos del día más triste del año, «que podría producir la profecía que se autocumple, convirtiendo la creencia en tristeza real».
Más allá de la estafa, las grandes marcas se suben al carro de esta macrooperación de marketing para sacar partido al desánimo de millones de personas en el Blue Monday y lo cierto es que, más allá de la controversia que pueda generar este lunes, hoy se produce «un repunte en el consumo».