scorecardresearch

La cuenta atrás de Ansu Fati

SPC
-

El internacional es probable que vuelva al Barça el próximo jueves ante el Cádiz o el 26 contra el Levante

Ronald Koeman observa a su pupilo, que ya entrena con el grupo. - Foto: Alejandro Garcí­a

Se echó en falta el pasado martes en el Camp Nou ante el Bayern de Múnich al ‘10’. Era el de Leo Messi, pero desde hace unas semanas tiene otro nombre y otro apellido:Ansu Fati. Es la gran esperanza de un Barcelona que se niega a aceptar que esta temporada sea de transición debido a que perdió a figuras como el argentino y Antoine Griezmann por la asfixiante masa salarial que ha dejado a la entidad culé casi en bancarrota.   

Pero lo que debe primar siempre es lo deportivo, y en ese sentido, el aficionado blaugrana se frota las manos pensando en el regreso del internacional español (también se echa en falta a Ousmane Dembélé) cuyo calvario de lesiones está más cerca de superar. 

Ayer se celebró una cumbre médica en la Ciutat Esportiva del Barça en Sant Joan Despí en la que se dio el ‘OK’ el regreso paulatino del delantero hispano-guineano a los terrenos de juego. 

A la reunión acudieron los servicios médicos del club, así como José Carlos Noronha, doctor de la selección portuguesa que le intervino por tercera vez (Ramón Cugat lo hizo las dos primeras) en Oporto el pasado 6 de mayo, así como Joaquín Juan, fisioterapeuta de gran reputación con el que ha hecho la recuperación postoperatoria trabajando a caballo entre Madrid y Barcelona. No acudió a la cita Raúl Martínez, ‘fisio’ de la selección española, que también ha estado ‘mimando’ a Ansu en la capital de España en su puesta a punto los últimos meses y que lo conoce bastante.

Todos ellos corroboraron que la evolución de la lesión de Ansu es perfecta, justamente un día después de que hiciera el primer entrenamiento con el grupo a la espera de su regreso. Así, dieron ‘luz verde’ para que la joya azulgrana vuelva a los terrenos de juego de forma progresiva y sin prisas. 

Casi descartado

Lo que está claro es que el próximo lunes no se le verá vestir de corto ante el Granada, como se había especulado hace más de un mes, pues no se quieren correr riesgos. Otra cosa sería que el partido estuviera muy encarillado y el ariete disputase unos minutos. En principio, no irá ni siquiera convocado, aunque todo puede suceder, ya que la grada ha perdido la ilusión tras el ‘baño’ del Bayern y necesita al joven de 18 años cuanto antes. 

Mirando el calendario, sí que es más factible que Ansu Fati pueda estar en la lista ante el Cádiz (jueves 23) o contra el Levante (domingo 26), justo antes de la importante visita europea al Benfica del día 30 y otra en Liga al Atlético el 2. 

En el caso poco probable de que no participara en ninguna de estas citas, siempre tendrá dos semanas de parón liguero (es el turno de las selecciones) para recuperarse del todo antes de recibir a mediados de octubre a Valencia, Dinamo de Kiev y Real Madrid entre el 17 y el 24.

El nuevo ‘10’ del Barça está deseando saltar al campo después de una pesadilla que dura casi un año, y que se produjo en Sevilla, ante el Betis, cuando Mandi le entró con fuerza produciéndose una rotura del menisco de la rodilla izquierda. Desde el principio se tuvo claro que la lesión era de gravedad, pero no tanto. 

Koeman, cuya ‘cabeza’ fue pedida ayer por varios directivos de la junta, ya avisó hace algunas semanas que Ansu se estaba recuperando sin problemas, pero que no iban a correr para ver su reaparición sobre el terreno de juego. Y esta sigue siendo la idea del club. 

Por otra parte, parece que la renovación de Ansu Fati está cada vez más cerca, pues según informó ayer la SER, Jorge Mendes lleva varios días en Barcelona y hace un par de noches cenó con el jugador en un restaurante para hablar sobre su futuro.

Las ganas del Barça por renovar al internacional son grandes, ya que no quieren ninguna ‘fuga’ más (corrió el rumor hace unas semanas que Mendes lo había ofrecido al Manchester City), y lo cierto es que Ansu también quiere seguir, por lo que todos están condenados a entenderse, pero, claro, una cosa es la realidad y otra el deseo, como ya se pudo ver con Leo Messi el pasado mes de agosto.