LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Devolución de Illa

27/01/2021

Algo es algo, por fin hemos devuelto a Illa a su pueblo. Lo que no sabemos es si nos han devuelto el dinero de las mascarillas que se compraron al inicio ni de los respiradores. Derecho a devolución tenemos todos, y Sánchez el primero. La verdad que el más intrépido, cara y errático de entre los dos era el médico sin fronteras, el doctor Simón, que dijo al principio que como mucho íbamos a tener uno o dos infectados. ¡Manda güevos! Desde luego Illa es mejor candidato al gobierno catalán que Iceta, ahí le doy la razón al presidente, porque los resultados que ha obtenido Iceta en las elecciones en las que se ha presentado ha sido un desastre para el partido socialista. Pero no hay mal que por bien no venga, las últimas las ganó Ciudadanos con mucho mérito por su parte, ya que ni el PP ni el PSOE tuvieron el cuajo de enfrentarse abiertamente a la coalición separatista. Los dos tuvieron que rectificar mandando Rajoy, y Sánchez, cuando se aplicó el 155, apoyó claramente y con una lealtad indudable al gobierno del PP. Ahí estuvo bien. ¡Vete tú a saber lo que pactaron para que Rufián le diera el voto en la moción de censura y en los presupuestos!
Iceta mientras tanto bailaba sardanas como siempre. Seguramente Illa no gane las elecciones catalanas, pero sacar peores resultados que Iceta es un reto que no creo que se haya propuesto. Lo peor del canje es que nos vamos a traer a Iceta a Madrid para ser ministro de no sé qué leches autonómicas. Y el peor futuro que podemos esperarnos es que se vuelva a cuajar un tripartito como cuando Montilla, un señor que no era ni catalán, se alineó con los separatistas y convenció a Zapatero de que les dejase solos, como dicen los toreros, para hacer un Estatuto que fue una vergüenza. Esperemos que no se repita una situación parecida. España está padeciendo en estos momentos la situación creada por los gobiernos autonómicos: cientos de diputados regionales, miles de asesores, gastos del ‘dinero de nadie’. Que conste que me meto con los dos partidos, que se han convertido en una especie de sociedades anónimas donde a costa del dinero que ganamos los españoles, y a costa de la subida de impuestos que nos hizo el marrón de Montoro, ahora se lo están gastando en más ministerios, más asesores, y en definitiva más enchufados a costa de nuestras costillas.
Illa no ha sido, en mi opinión, un buen ministro de Sanidad, y sus errores llaman más la atención que sus aciertos, por eso no le echaremos de menos. En el gobierno de Sánchez hay muy malos y muy buenos ministros. Estos segundos tienen que estar luchando permanentemente contra «las ocurrencias» de los espontáneos.
A pesar de todo, le deseo que gane las elecciones, porque comparándolo con Puigdemont, Mas, Pujol, o el gañan de Torra, y si no se lleva a Simón de ‘orientador’, seguro que lo hace mejor. ¡Ánimo Illa, a ver si los pillas!