scorecardresearch

La capitalidad gastronómica genera ilusión en el sector

Manu Reina
-

La candidatura que presentará el Ayuntamiento contará con el respaldo total del Gobierno regional y supondría «una enorme inyección económica» para la ciudad

La capitalidad gastronómica genera ilusión en el sector - Foto: Reyes Martínez

Cuenca es una ciudad de buen comer. Y nadie puede decir lo contrario. Tan solo basta con recorrer la infinidad de bares y restaurantes que hay instalados en cada rincón de este maravilloso enclave. Y es que es una capital donde prevalece el producto de primera calidad en los fogones de cada cocina. Las mesas se completan con los mejores manjares y se engalanan con exquisitos y únicos aromas que envuelven al comensal en un entorno mágico. Y es que la gastronomía conquense para nada tiene que envidiar a ninguna otra, con el paso de los años, se ha ganado a pulso un hueco en la comida internacional. Entre otras cosas, por sus exquisitas e innovadoras recetas que dejan una huella imborrable en cada una de las personas que disfrutan de ellas con tenedor y cuchillo en mano.

El reconocido nivel de la gastronomía conquense no llega solo, sino que es necesario un laborioso esfuerzo, que se viene repitiendo desde hace años para tener la valoración tan buena que tiene ahora. Pero aún falta el toque final. La guinda al pastel podría decirse. Y el momento culmen sería que Cuenca fuera declarada Capital Gastronómica el próximo año. Un reconocimiento que marca un antes y un después en la cocina de cada tierra. Es por eso que la ciudad volverá a intentarlo una vez más y presentará candidatura para este prestigioso y revulsivo distintivo. No es la primera vez que lo hace, ya que lo hizo con anterioridad hasta en dos ocasiones, aunque ambas fueron desestimadas en beneficio de Huelva y León en las ediciones de 2017 y 2018, respectivamente. 

Y es que la Capital Española de la Gastronomía es un evento anual creado por la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (Fepet), que desde el momento inicial invitó a participar a la Federación Española de Hostelería con el objetivo de reconocer a la ciudad que más haya destacado en la promoción, a nivel nacional e internacional, de la gastronomía como uno de los principales atractivos para el turismo español. «Es crucial para Cuenca que consiguiéramos esta declaración para el próximo año», asegura el concejal de Turismo, Miguel Ángel Valero. Y es que, entre otras cosas, este título, que ostentaría durante todo el 2023, supondría «una enorme inyección económica para muchos sectores y no sólo para los bares y restaurantes», apunta Valero. El número de visitantes a la ciudad se incrementaría todavía más y Cuenca se convertiría en el punto neurálgico de la gastronomía española durante doce meses.

DOSSIER detallado. Para tener opciones de alcanzar este reconocimiento es importante tener todos los cabos bien atados. El Ayuntamiento elaborará la propuesta para presentarla en cuanto se abra el plazo de candidaturas y habrá que esperar a finales de octubre o principios de noviembre para conocer el fallo del jurado. «Tenemos claro que vamos a presentar un dossier muy bien detallado y definido con todos nuestros manjares», explica el concejal de Turismo. Una de las bazas es que desde la última vez que se presentó la última candidatura «hemos mejorado incluso mucho más en nuestra gastronomía y restauración». Hasta tal punto de que contamos actualmente «con una estrella Michelin y un amplio abanico de cocineros que han creado en sus cocinas auténticas delicias y que el trabajo que vienen realizado es excelente», subraya Valero. 

El hecho de que la Fepet otorgue a Cuenca el distintivo de capital gastronómica, que relevaría en dicho prestigio a Sanlúcar de Barrameda que es quien lo ostenta actualmente, permitirá tener el próximo año un extenso calendario de actividades. Eventos culinarios que irán desde jornadas, ferias, rutas, degustaciones, exhibiciones, talleres y concursos, entre muchos otros. Es evidente que esta programación despertará el interés de un elevado porcentaje de turistas que llegarán a la ciudad a lo largo de todo el año. «Está claro que sería una inyección económica si se trabaja bien y se promociona bien. En caso contrario, no va a funcionar», asevera el presidente de la Agrupación Provincial de Hostelería y Turismo de Cuenca, José Manuel Abascal. Además, Abascal considera que, en caso de lograrlo, «sería una gran noticia para Cuenca y la provincia por lo que ojalá y, esta vez, sea la vencida».

Este reconocimiento sería igual de bien recibido por parte del gremio de la restauración, que desempeña una labor diaria exquisita entre los fogones. Está claro que esta declaración supondría una gran oportunidad para todos los chef y cocineros conquenses de dar a conocer sus recetas y platos. Sin olvidar que sería una inyección económica muy importante para sus negocios teniendo en cuenta que todo un año de eventos gastronómicos generaría un incremento de la demanda y, por supuesto, de ingresos económicos. 

El Gobierno regional ya ha declarado su apuesta firme y decidida para aportar su grano de arena. Hasta tal punto que el presidente Emiliano García-Page ya ha confirmado que apoyará la candidatura de la ciudad encantada. Y es que Cuenca tiene un aroma y sabor especial. No es casualidad que se celebre en esta ciudad el Congreso Raíz Culinaria, que acoge en cada edición a miles de personas con numerosos actos y eventos, además de acoger a los mejores chef del mundo. 

«inyección económica». El reconocido chef Jesús Segura, que atesora una estrella Michelin, asegura que la declaración de Cuenca como capital gastronómica 2023 sería «una gran inyección económica si utilizamos bien la herramienta de la publicidad» y alerta de que «hay que estar pendientes y aprovechar este tipo de iniciativas de las que se le puede sacar provecho si se utiliza correctamente». Además, Segura ensalza el trabajo que hay en la capital por parte de los compañeros de la gastronomía que permite tener «una red de establecimientos muy buena con una gran despensa y un formidable trabajo también de las asociaciones, algo que hace que la capital sea un destino ideal». 

En la misma tónica se mantiene el propietario del Restaurante Recreo Peral, el chef Nacho Villanueva. Y es que para este cocinero el título «supondría un empujón muy bueno que además derivará en una gran inyección para el turismo». Asimismo, Villanueva asegura que «sería un ingreso directo en gastronomía y turismo, pero habría también un impacto indirecto para el resto de servicios de la ciudad». El hecho de competir y participar por un fin puede generar una mejora unánime del sector en la ciudad. El dueño del Recreo Peral destaca que este reconocimiento «nos hará mejor a todos porque trabajaremos incluso más todavía». Por su parte, el propietario del Restaurante 5Sentidos, Fran Martínez, respalda la candidatura y subraya que «sería magnífico para la ciudad y para el turismo que este reconocimiento fuera para Cuenca». Además, Martínez ensalza que «tenemos productos de kilómetro cero de primera calidad y unos cocineros magníficos que hacen que nuestras recetas sean conocidas en toda España». Sin duda, una gran expectación por delante y también un extenso trabajo que realizar para que Cuenca sea declarada como Capital Gastronómica 2023. Eso sí, independientemente de si se consigue finalmente o no, este prestigioso distintivo, nadie tiene duda de que la cocina conquense tiene un puesto privilegiado en España por méritos propios. Porque esta ciudad y esta tierra es siempre de buen comer.