scorecardresearch

Las emisiones que más subieron son de transporte y ciudades

L.G.E.
-

En treinta años en Castilla-La Mancha han crecido un 64,8% en transporte y un 76,7% en uso residencial, institucional y comercial. En generación eléctrica e industria han bajado, mientras que en agricultura y ganadería siguen casi igual

El transporte emite al año 7,3 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. - Foto: Alberto Rodrigo

Hace tres décadas, en 1990, cuando los niños hacían la EGBy la música se escuchaba en cintas de casete, Castilla-La Mancha emitía al año 17,6 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Treinta años después, la región emitió en 2019, justo el año prepandémico, un total de 18,9 millones de toneladas. Aunque la contaminación ha ido a más en este período, la tendencia es a la baja de manera global, pues Castilla-La Mancha llegó a picos de más de 26 millones de toneladas en el año en 2005. 

El último Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero de Castilla-La Mancha, que se publicó en 2021, muestra que hay áreas en las que hay mucha tarea para reducir las emisiones, como ocurre con el transporte o la contaminación de las poblaciones con la calefacción y la calderas, que en ambos casos están muy por encima de lo que había hace treinta años. En cambio, hay otros sectores en los que parece que está más encarrilada la reducción de emisiones como puede ser en la producción de energía eléctrica o la industria. En el caso de la agricultura y la ganadería hay poca variación.

Transporte

Empezando por las que más suben, en el caso del transporte se ha disparado su crecimiento un 64,8 por ciento desde 1990. Hace treinta años se emitían 4,4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero y en 2019 fueron 7,3 millones. Además es el área más contaminante de la región, pues supone el 38,8 por ciento del total. Es decir que de cada diez toneladas de gases que emite la región, cuatro salen de los tubos de escape. En el caso del transporte el pico de contaminación se alcanzó en torno a 2005 cuando rozó los 8 millones de toneladas, pero de manera preocupante está volviendo a crecer desde 2012. 

La calefacción y calderas de casas, edificios públicos y actividades comerciales emiten 1,6 millones de toneladasLa calefacción y calderas de casas, edificios públicos y actividades comerciales emiten 1,6 millones de toneladas - Foto: Alberto RodrigoDentro del transporte, casi un tercio de las emisiones viene de vehículos pesados. Le sigue con un 29 por ciento el uso de turismos en el transporte interurbano. ¿Y creen que por coger el coche para trayectos cortos en la ciudad no se contamina tanto? Pues la circulación de turismos en zonas urbanas representa el 19 por ciento de todas las emisiones computables al transporte en Castilla-La Mancha.

Uso residencial, comercial e institucional

Otra de las áreas en las que más ha crecido su capacidad de contaminar ha sido la de los núcleos de población, con residencias, instituciones y actividades comerciales. En este caso las emisiones vienen prácticamente de la calefacción y las calderas para calentar el agua. En 1990 estaba en 936.000 toneladas de gases y en 2019 ya suponían 1,6 millones. En treinta años se ha disparado un 76,7 por ciento. Al menos la buena noticia es que  la tendencia va a la baja desde el pico que se alcanzó en 2012 rozando los dos millones de toneladas. Este apartado es la sexta fuente más contaminante de la región. 

Generación de electricidad

La generación de la electricidad –y ahí seguramente ha tenido mucho que ver el boom de las renovables– es el área que más ha reducido sus emisiones desde 1990. Lo ha hecho a casi la mitad, pues hace treinta años emitía 3,6 millones de toneladas de gases y en 2019 eran 1,8 millones. Con todo, la producción de electricidad sigue siendo la tercera fuente más contaminante de la región y representa un 10 por ciento del total. 

La producción de electricidad emite 1,9 millones de toneladas, la combustión en la industria 1,8 millones y los procesos industriales otros 1,8.La producción de electricidad emite 1,9 millones de toneladas, la combustión en la industria 1,8 millones y los procesos industriales otros 1,8. - Foto: Miguel Ángel ValdivielsoIndustria

La industria también ha conseguido rebajar la emisión de gases de manera notable. En el caso de la combustión se emitían 2,4 millones en 1990, mientras que en 2019 eran 1,8 millones, que son un 23,5 por cientos menos. Hay otro apartado dentro de la industria para las emisiones de los procesos industriales, en el que se ha disminuido incluso más, un 28,2 por ciento. En 1990 se emitían 2,5 millones de toneladas de gases y en 2019 eran casi 1,8 millones. 

Agricultura y ganadería

¿Y qué ocurre con la agricultura y la ganadería? La noticia buena es que apenas sube, pues entre 1990 y 2019 se ha incrementado un 4 por ciento. La noticia mala es que es la segunda fuente más contaminante de la región, pues al año genera 3,3 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Eso representa el 17,7 por ciento del total.

La agricultura y ganadería es la segunda fuente más contaminante, con 3,3 millones de toneladas de gases.
La agricultura y ganadería es la segunda fuente más contaminante, con 3,3 millones de toneladas de gases. - Foto: Patricia González