scorecardresearch

Liberados diez estudiantes secuestrados en una escuela de Nigeria

EFE
-

Los atacantes buscan normalmente obtener lucrativos rescates y su blanco más habitual son los centros educativos

Liberados diez estudiantes secuestrados en una escuela de Nigeria

Un nuevo grupo de diez estudiantes de los 121 secuestrados el pasado 5 de julio en un colegio cristiano del estado de Kaduna, en el noroeste de Nigeria, fue liberado este domingo, confirmó hoy a Efe la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN, en sus siglas inglesas).

"Otro grupo de diez estudiantes ha sido liberado. Se han reencontrado con sus familias", declaró a Efe por teléfono el reverendo John Joseph Hayab, presidente de la sección estatal de Kaduna de la CAN.

Hayab agregó que, tras esta liberación, todavía hay once estudiantes en cautiverio, pero se mostró optimista y manifestó su esperanza de que puedan recuperar pronto su libertad.

El reverendo no especificó si se pagó un rescate para garantizar la liberación de los estudiantes, aunque medios nigerianos aseguran que los padres de los alumnos podrían haber desembolsado unos 200 millones de nairas (cerca de 415.000 euros).

El pasado 5 de julio, individuos hombres armados atacaron la Escuela de Secundaria Bautista de Bethel, situada en la localidad de Chikun, disparando de manera esporádica antes de llevarse a 121 alumnos, que han ido liberando por grupos desde entonces.

Tras el ataque, atribuido a criminales a los que en el país se identifica comúnmente como "bandidos", las autoridades de Kaduna ordenaron el cierre preventivo de esa escuela y doce más de la zona.

Días después del secuestro, los criminales contactaron a las autoridades del colegio pidiendo cereales, aceite y alubias para alimentar a los estudiantes.

En el último año, los secuestros masivos se han convertido en un fenómeno cada vez más recurrente en el centro-norte y el noroeste de Nigeria.

Los secuestradores quieren obtener lucrativos rescates y normalmente realizan estas acciones en los centros educativos.

El pasado 12 de junio, el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, prometió acabar con esos sucesos y manifestó su "pésame" a las familias de las víctimas de la violencia cometida por bandidos, pero el problema continúa sin solución.

Según los últimos datos de la Agencia de la ONU para la Infancia (Unicef), en lo que va de año ha habido veinte ataques a escuelas en Nigeria, con 1.436 menores secuestrados, dieciséis muertos y más de doscientos aún desaparecidos.

Asimismo, al menos un millón de niños y niñas no podrán ir a la escuela en el nuevo curso que empieza este mes de septiembre por la amenaza de secuestros.