scorecardresearch

La OMIC de Tarancón tramitó 102 reclamaciones durante 2021

R.L.C.
-

Las consultas más numerosas en la Oficina del Consumidor, que está en la planta baja de la Casa de las Asociaciones, son las relacionadas con telefonía, luz y gas o compras por internet.

Paqui Rubiato es la técnico responsable de la OMIC (Oficina Municipal de Información al Consumidor) de Tarancón. - Foto: R.L.C.

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de Tarancón tramitó el año pasado un total de 102 reclamaciones. El año anterior, marcado por la pandemia, la cifra fue de 46, y en lo que va de año ya van más de 25. 

«Las consultas que atendemos son muchas más y sí se están notando que están aumentando, al estar remitiendo la crisis sanitaria, también los expedientes que iniciamos», confirma hoy, Día Mundial de los Derechos del Consumidor, Paqui Rubiato, técnica responsable de la OMIC taranconera, que se encuentra en la planta baja de la Casa de las Asociaciones. En cuanto a los problemas por los que los vecinos se ven más afectados, apunta que la mayoría están relacionadas con la telefonía, también con la contratación de suministros básicos, como luz y gas, y cada vez más con las compras por internet.

«Los consumidores tienen cada vez más vías para informarse pero, a la vez, hay veces que no tienen toda la información a la hora de contratar un servicio y luego surgen controversias», comenta Rubiato, que destaca del año pasado el repunte de consultas o reclamaciones derivadas del histórico temporal Filomena o por la anulación de viajes. Asimismo, destaca que lo primero que se aconseja al consumidor es poner una reclamación a la empresa con la que ha tenido el problema y, si así no puede solucionarlo, se inicia la labor de mediación que se lleva a cabo desde la OMIC, y que si no es fructífera debe continuarse por la vía judicial. 

Debido a la pandemia y para una mejor atención, es necesario concertar cita previa (969321045) y el horario de esta oficina municipal es de lunes a viernes, de 9 a 13 horas. 

En ocasiones se han detectado estafas puntuales, como hace unos meses en relación a empleados de una empresa de butano que realizaban prácticas fraudulentas en viviendas sobre todo de personas mayores o extranjeras, por lo que la OMIC deriva los casos a los cuerpos y fuerzas de Seguridad que correspondan. Asimismo, «ocurre mucho que alguien quiere poner una reclamación por una compra, y no tiene los datos de la empresa, ni ticket, ni factura», resalta Rubiato, que incide en que cuando son por internet si son de fuera de España se hacen a través del Centro Europeo del Consumidor, por lo que es muy complicado si no son países de la UE, como China.