scorecardresearch

He oído decir a algún amigo@ que no va a misa porque el cura es comunista. Lo malo es que el término «comunista» lo ha pervertido. Le digo que los comunistas son los que más persiguen a la iglesia, sacerdotes, monjas, creyentes o practicantes. Ellos son los que más católicos han asesinado. ¿Cómo explicar que en la España o el mundo de hoy hay muchos comunistas o “socialistas” que quieren desligarse o restar importancia o la influencia de la iglesia viva en España, negando la importancia de sus servicios a los más necesitados, al tiempo que buscan en comunidades como Baleares profesores de islam? 
   En los israelitas del Éxodo se vivió el paso de la esclavitud paniaguada a la libertad más absoluta y temida. Recuerdo que ser libres significa defender esa libertad, a veces frente a otros. Ser libres es afrontar nuevos retos, como labrarse un futuro, o arar una tierra para vivir del fruto de ella. Ser libres es compartir con otros, por el bien común, las riquezas que de nuestra labor podemos ofrecer a otros menos preparados o afortunados poniéndolas en común, -sin imponer-, que es lo que los comunistas impostados del siglo XX o XXI han hecho. Son tan hipócritas que dicen que todo lo hacen por los más débiles, económicamente hablando, y tristemente no paran de surgir nuevos sinvergüenzas que amparándose en la redistribución y el bien común solo buscan enriquecerse y pegarse la vida padre que niegan a su pueblo y sus votantes. Y pienso en Perú y en España. Pero no me olvido que aquí hay gente de iglesia que predica contra su pueblo, como ocurre en reductos nacionalistas y algunas «republiquetas» que también son sucedáneas del «comunismo» aunque se les llame de derechas o independentistas. «Todo por su pueblo y todo lo del pueblo para ellos» es su consigna de puertas para adentro, y al que no se pliegue a nuestros intereses que se atenga a las consecuencias... A mí me enseñaron que uno de los principales objetivos del catolicismo es que todo el mundo viva bien. Compartir libremente las riquezas y dones es ser socialista y cristiano.
El cristianismo nació en el seno de la fe judía, y los judíos como los nacionalistas tienen muchos prejuicios con su exclusivismo, y aquí, además, con su desprecio a otras provincias. Jesús invita a ser humilde, a que la raza, la cultura o la nación no son los límites de la salvación, sino la fe. El comunismo es de lo que viven los líderes comunistas hoy, ateos, y otros traidores a la fe, que como Chaves en nombre de ella se proclamaban libertadores. Son los comunistas y sus nefandos los que dicen que todas las religiones son iguales, menospreciando, como en España, la propia. La religión surgida en el seno de Israel fue llevada por Jesús a la mujer cananea, y salió de Israel. Bíblicamente se dijo que “el que no está conmigo esta contra mi” lo que en clave política sería decir “el que no está con el pueblo está contra el pueblo”. ¿Conocen algún régimen comunista que no esté contra el pueblo? Recuerdo que en España muchos de sus representantes nunca han dado un palo al agua. Y tengo amigos que se sienten comunistas y son de lo mejor que hay, y alguno los votó. Allá cada cual… El Papa lo tiene claro: «Hay que saber administrar los bienes, es una obligación, pero cuando esos bienes entran en el corazón y te empiezan a conducir la vida, ahí perdiste».