scorecardresearch

El fallo del TJUE beneficia a miles de empleadas del hogar

V.M.
-

La resolución de la Justicia europea reconoce el derecho de las trabajadoras que realizan tareas domésticas, dadas de alta en la Seguridad Social, a cobrar el subsidio de desempleo

Una empleada del hogar realiza tareas domésticas. - Foto: Rubén Serrallé

Es un dictamen histórico que debe acabar con el trato discriminatorio que sufre el colectivo, al reconocer  el pleno derecho de las empleadas del hogar a cobrar el subsidio de desempleo.  El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), tras la consulta del Juzgado de lo Contencioso Administrativo 2 de Vigo a instancias de una trabajadora que exigía ese derecho, se pronunció la pasada semana dando la razón a la demandante, fallo que abre la puerta a que miles de empleadas de hogar que cotizan a la Seguridad Social puedan recibir esa prestación. 

En ese sentido, la secretaria general de CCOO en Cuenca, María José Mesas, recuerda que en el caso de la provincia las trabajadoras en alta en el Régimen Especial de Empleadas de Hogar a fecha 26 de enero ascienden a 1.142, representando el 1,9% de los trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena, de las cuales el 97,8% son mujeres y el 45% proceden de países extranjeros.

Una de las consecuencias de ese fallo de la Justicia europea es que, en opinión de la dirigente sindical, «va a hacer que emerja mucha parte de la economía sumergida que hay en este tipo de actividad, porque a nivel nacional estimamos que habrá 600.000 trabajadoras realizando estas tareas sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, a las que se suman unas 383.000 trabajadoras en alta, es decir un 55% no tendrían regulada su situación, porcentaje perfectamente extrapolable a lo que es el caso de nuestra provincia».

«La sentencia del Tribuna de Justicia de la UE -continúa- puede impulsar la formalización de ese segmento de actividad, de hecho la cobertura de desempleo es un compromiso que desde CCOO y UGT llevamos trabajando hace  más de 15 años y en el 2011 se incorporó un compromiso firme del  Gobierno para integrar el Régimen de Empleadas de Hogar en el Régimen General, con la constitución de un grupo de trabajo que debía desarrollar cómo se iba a realizar la cobertura de desempleo a esas trabajadoras, incluso el Real Decreto 1620/2011 de 14 de noviembre regulaba la relación laboral de carácter especial de ese servicio y la Federación Hábitat de CCOO formó parte activa del desarrollo del Convenio 189 de la OIT sobre empleadas domésticas, es decir se lleva ya mucho trabajado».

María José Mesas hace hincapié en que la sentencia alude a una discriminación indirecta por razón de sexo contraria a derecho y desvela que ya están haciendo un análisis en profundidad de los efectos de la misma en el plano laboral, económico  y social, aunque reconoce que no puede hablarse de plazos concretos de cara a extender esa normativa a la legislación laboral de cada Estado, «no obstante hay que destacar el compromiso del actual Gobierno de la Nación con el diálogo social, entendemos que se van a dar los espacios de diálogo y entendimiento para el desarrollo jurídico de esta sentencia en nuestro ordenamiento», concluye.