scorecardresearch

Cavero baraja presentar una moción de censura contra Dolz

Leo Cortijo
-

Fuentes muy cercanas al seno de Cuenca nos Une apuntan al incumplimiento de una «gran parte» de los acuerdos planteados en el pacto de investidura, y es que «promesas hay muchas, pero realidades pocas».

De izquierda a derecha, Isidoro Gómez Cavero y Darío Dolz - Foto: Reyes Martínez

El sinuoso y pedregoso trazado de esta legislatura en clave municipal amenaza con nuevas curvas en el horizonte. Hace poco más de tres meses, Cuenca nos Une convocaba de urgencia y sin apenas margen de maniobra a los medios de comunicación para anunciar que abandonaba el equipo de Gobierno. El entente formado por la agrupación independiente de Isidoro Gómez Cavero y el PSOE de Darío Dolz saltaba por los aires. Adiós al pacto firmado entre ambas formaciones. Una decisión «irrevocable» en boca del primero. Ahora, con solo un verano de por medio, el electrocardiograma de este paciente llamado Ayuntamiento vuelve a registrar una nueva arritmia. La clave radica en cómo el enfermo solventará esta nueva alteración de su ritmo cardíaco.

Gómez Cavero, capitán del barco que en las elecciones de 2019 superó todas las expectativas y logró ser la segunda fuerza más votada, baraja la idea de plantear una moción de censura contra el actual alcalde, Darío Dolz, que hace poco más de un suspiro era su socio de gobierno. Según ha podido saber La Tribuna de fuentes muy cercanas al seno de la agrupación de electores, la idea cobra peso ante el incumplimiento de «gran parte» de los acuerdos planteados en la hoja de ruta que se rubricó en el pacto de investidura. «Promesas hay muchas, pero realidades pocas», subrayan.

28 de marzo de 2019, diez de la mañana. Hotel Torremangana. El día D y la H. Cuenca nos Une se presentaba en público ante una gran atención de los medios y mucha ilusión en parte de la ciudadanía. Gómez Cavero aprovechaba esta convocatoria para anunciar las líneas maestras de una formación que buscaba una Cuenca «moderna, amable, sostenible, sana, conectada, participativa, unida y acogedora». Una lista alejada de los cánones de la política tradicional y formada por personas comprometidas por el «futuro» de una ciudad a la que había que «sacar de la UCI» en la que se encontraba. En esa misma comparecencia, su líder prometió que apoyarían al partido más votado en la región –fuera el que fuera– para posibilitar la sintonía cromática. Y así fue. Pero también que si fruto de ese acuerdo no fructificara nada positivo, no dudaría en tomar decisiones drásticas como, incluso, el abandono por parte de Cuenca de la Junta de Comunidades.

Gómez Cavero ya dio un paso importante hace tres meses, y ahora medita cruzarse a pitón contrario e ir un poquito más allá antes de tomar una decisión que dinamite todo. Las fuentes consultadas por La Tribuna esgrimen que hay grandes proyectos que marchan a muy buen ritmo, como el nuevo hospital, y otros que se encuentran en fases preliminares o iniciales, pero son una realidad, como el Parque Científico y Tecnológico, el Centro Nacional de Estudios Penitenciarios, las escaleras al Casco Antiguo o el palacio de congresos.

Sin embargo, consideran que hay apartados que permanecen estancados y son aquellos que dependen de la «gestión eficaz y eficiente» de los recursos y servicios municipales, circunstancia que repercute negativamente en la mejora de la imagen de la ciudad. Algo «fundamental» para Cuenca nos Une desde que dispusieron la primera piedra de este plan. Es lo que el propio Gómez Cavero tildó hace tres meses como «la cuestión de los tiempos», asunto que le irrita a la hora, por ejemplo, de arreglar un simple bache, borrar una pintada, asfaltar una calle, colocar una papelera o facilitar los trámites a una empresa que quiera instalarse en Cuenca. Es por esto por lo que en junio abandonó el equipo de Gobierno y es por esto por lo que ahora baraja promover una moción de censura. «Los plazos están llegando a su fin», rematan en el nudo gordiano de Cuenca nos Une.

Presentación de la moción. Sin embargo, plantear una moción de censura contra Dolz no será tarea sencilla. En el seno de la agrupación independiente son conocedores de la normativa vigente en este sentido y ésta plantea un escenario «algo complejo». El artículo 197 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, recoge que la moción deberá ser propuesta, al menos, «por la mayoría absoluta del número legal de miembros de la corporación». Eso significa que solo para el mero hecho de proponerla tendrían que ir de la mano los seis concejales de Cuenca nos Une, los seis del Partido Popular y, al menos, uno más, que tendría que ser Cristina Fuentes de Ciudadanos o María Ángeles García de Cuenca, en Marcha! En el caso de la formación de Gómez Cavero –apuntan las fuentes consultadas por La Tribuna– no albergan «ninguna duda» y tenderían su mano para llevar el barco a buen puerto. De esta forma, con esos hipotéticos 13 ediles firmantes quedaría planteada la moción. Cuestión aparte sería designar el candidato alternativo a la Alcaldía y, a continuación, la votación de la misma.

La ley estipula que el documento se presentará en el Registro General de la Corporación por cualquiera de los firmantes de la moción, mientras que el Pleno del Ayuntamiento quedaría automáticamente convocado para las doce horas del décimo día hábil siguiente al de su registro. Asimismo, la normativa también contempla una situación ciertamente rocambolesca, algo que se antoja muy complicado que suceda, pero que no debería perderse de vista, y es que en el caso de que alguno de los proponentes de la moción de censura formara parte del grupo político municipal al que pertenece el alcalde cuya censura se propone (PSOE), la mayoría exigida se verá incrementada en el mismo número de concejales que se encuentren en tales circunstancias.