La lucha más salvaje

SARA BORONDO
-
La lucha más salvaje

La serie que inventó los fatalities presenta una entrega con viajes en el tiempo y vocación de eSport

Mortal Kombat es una de las series de videojuegos más conocidas ya sea por los aficionados a los juegos de lucha como por la controversia que despierta la excesiva violencia de sus combates o incluso por la película dirigida por Paul W.S. Anderson en 1995, tres años después de que saliese el primer juego de la franquicia. Desde el principio llamó la atención su propuesta de lucha en 2D con unos gráficos llamativos y una violencia extrema, sobre todo con el fatality, una secuencia gore en la que el personaje ganador de un combate ejecuta al rival de forma brutal. El impacto que las imágenes del primer juego causó fue tan potente, en una época en la que se consideraba que los videojuegos eran para niños, que desembocó en la creación de la calificación por edades ESRB en EEUU.
Acaba de salir Mortal Kombat XI, con 25 luchadores disponibles de lanzamiento, algunos de los cuales están entre los más conocidos de la serie (Raiden, Shinnok, Scorpion, Shao Kan, Sonya Blade, Johny Cage, Reptile o Sub-Zero) y otros son nuevos como Cetrion, Geras, Kollector o, sobre todo, Kronika, que tiene la facultad de manipular el tiempo de forma que el pasado y el presente confluyen y los personajes se encuentran de frente con sus yoes del pasado. Aunque de momento Kronica no es jugable, cabe esperar que sí se la pueda controlar más adelante como personaje descargable. 
No cabe duda de que Mortal Kombat es un entretenimiento exclusivamente para adultos. La serie hizo de la violencia explícita una de sus señas de identidad añadiendo otros ataques más agresivos aún como los Brutalities o, recientemente, los X-Ray en los que se muestran el daño que provocan en los huesos y órganos del oponente los golpes. Pero más allá de la polémica sobre la violencia grotesca, Mortal Kombat es un juego exigente en el que hay que medir bien el ritmo de los ataques y de la pulsación de botones; además, cada entrega incluye una gran cantidad de novedades en personajes y en la historia. El control se basa en cuatro botones, cada uno de los cuales domina una extremidad del luchador, otro botón para defender y series de comandos para realizar diferentes técnicas de combate. Además, cada personaje tiene movimientos especiales únicos, lo que requiere conocer bien al plantel. En Mortal Kombat XI se incorpora un nuevo tipo de ataque, el Fatal Blow, con el que el luchador que tenga baja la vida puede intentar igualar el combate causando gran daño a su rival. 
Además de la historia hay varios modos de juego multijugador en las torres; ya sean las que incluyen los modos tradicionales como Arcade y Supervivencia, o las Temporales, con condiciones especiales que aumentan la dificultad de los combates. 
NetherRealm Studios, que se hizo cargo de la franquicia en 2011, ha incluido un editor para personalizar a los luchadores, a los que ha dotado de una gran cantidad de movimientos y mecánicas en un intento de potenciar la presencia de Mortal Kombat como videojuego competitivo con combates dinámicos, vistosos y estratégicos pensados para ser atractivos a los ojos de los espectadores. Aún antes de haber salido a la venta ya se anunció la Mortal Kombat Pro Kompetition, una serie de torneos que se celebrará en todo el mundo y tendrá una gran final en 2020 con cerca de 225.000 euros en premios. 
Puede que Mortal Kombat 11 sea hasta desagradable de ver para algunas personas por su excesiva violencia, aunque lo mismo puede decirse de algunas películas que llenan la pantalla de sangre y vísceras, pero eso no quita para que sea un producto de calidad destinado a estar en manos de jugadores de más de 18 años.

La lucha más salvaje
La lucha más salvaje
La lucha más salvaje
La lucha más salvaje