scorecardresearch
Antonio Casado

CRÓNICA PERSONAL

Antonio Casado

Periodista especializado en información política y parlamentaria


Transporte: fumata blanca

26/03/2022

Bien está lo que bien acaba. Y está bien que el aceite, la harina y los lácteos vuelvan a las estanterías de los supermercados. Es lo previsible tras el acuerdo del Gobierno con las asociaciones mayoritarias representadas en los negociadores del CNTC (Comité Nacional del Transporte por Carretera), ajeno a la convocatoria de huelga que estos días ha estado bloqueando la libre circulación de mercancías.

Bien está también que la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, se reúna con la Plataforma del Sector de Transporte de Mercancías, convocantes del paro (once días de colapso, con indeseables efectos en la cadena de distribución de productos), con la sana intención de sumarse al acuerdo alcanzado con el "Comité" en la madrugada del viernes.

La cita de la ministra con los líderes de los huelguistas se anuncia para las cinco de la tarde del viernes. Desconozco el desenlace a la hora de escribir este comentario, pero no es aventurado apostar a fumata blanca, porque el hecho mismo del encuentro resuelve tanto la cuestión del "fuero" (la representatividad) como la del "huevo".

El "huevo" está en las 30 medidas que recogen las reivindicaciones del sector. Son de mayoritaria conformidad entre los profesionales (se espera su ratificación a lo largo del viernes) y serán aprobadas como decreto-ley en el Consejo de Ministros del martes que viene.

Se contempla una rebaja en el carburante (gasoil subvencionado en 20 céntimos por litro hasta el 30 de junio), con inclusión del pequeño transporte en las bonificaciones (taxistas, ambulancias, repartidores, etc.), se garantiza la rentabilidad del trabajo y el Gobierno se compromete a presentar un proyecto de ley del transporte de mercancías por carretera antes del 31 de julio.

No olvido la derivada política porque la huelga de los camioneros y las protestas del sector agrario cursan como teloneras de un creciente malestar social fraguado durante la pandemia y exacerbado con la guerra de Putin. Todo esto opera como factor de inestabilidad política y sirve para retratar a un Gobierno inseguro.

Tengo escrito que a Pedro Sánchez se le ha venido encima la España real. En gran parte, debido al personalismo en el proceso de toma de decisiones. En el seno del Gobierno los suyos lo ven a menudo como un extraño y los de Unidas Podemos como un socio poco fiable. No son granos de anís las dos pedradas de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que habla de "opacidad" e "incoherencia".

Todos coinciden en que la Legislatura está pasando por una fase crítica. Por eso es enorme la expectación ante su anunciada comparecencia del miércoles que viene en el Congreso, tras su improductiva participación en el Consejo Europeo del jueves y el viernes en Bruselas.