scorecardresearch

Voces críticas dentro del PSOE

Agencias
-

Lambán insiste en su rechazo a la supresión del delito de sedición y sostiene que «España no va bien encaminada» con esta medida

Voces críticas dentro del PSOE - Foto: CORTES DE ARAGÓN.

Tras su aprobación la pasada semana en el Congreso, y ya en pleno trámite parlamentario en el Senado (con la vista puesta a que tenga luz verde definitiva antes de finales de año), la proposición de ley para reformar el Código Penal y suprimir el delito de sedición continúa en el foco de la polémica. Y no solo por los reproches de la oposición, sino también cercada por las voces críticas que la censuran en el propio PSOE.

Entre las más significativas destaca la de uno de los grandes barones socialistas, Javier Lambán, que ayer insistió en que «España no va bien encaminada» con la reforma de la sedición.

El presidente del Gobierno de Aragón insistió en que está en contra de la supresión de este delito y consideró que «cuando quienes lo cometieron dicen que lo volverán a hacer, el Estado debería armarse con más fuerza todavía».

Así, Lambán recordó que en 2016 y 2017 hubo un debate en el PSOE sobre la política de alianzas, planteándose inicialmente que «no había que mantener ningún tipo de unión con los independentistas y eso dio lugar a que facilitáramos la última investidura de Rajoy», pero «luego hubo primarias, que ganó Pedro Sánchez, la mayoría de militantes optó por esa manera de entender la gobernanza y a partir de entonces, legítimamente, el Ejecutivo de España y el PSOE se han producido en esos términos».

Y es que, aunque subrayó que comparte «la gran mayoría» de las políticas que lleva a cabo el madrileño, «concretamente esa no» y se siente «en minoría».

«No es lo más recomendable» que el PSOE gobierne con los independentistas o el PP con VOX, añadió. También apuntó que su nexo personal con Sánchez «es bueno» y que está de acuerdo con él en «bastantes más cosas» que en desacuerdo, añadiendo que «las relaciones son espléndidas» con los ministros.

Otro de los barones más críticos con esta cuestión en las filas socialistas es el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, al cual una reciente encuesta señala que políticas del PSOE a nivel nacional como la eliminación de la sedición podrían pasarle factura en las próximas citas electorales.

De este modo, Page lograría la victoria en la región en las autonómicas de mayo de 2023, aunque perdería la mayoría absoluta, según un sondeo de Sigma Dos publicado ayer en un diario nacional.

La encuesta refleja que la victoria dependería de un solo diputado, ya que, aunque el PSOE ganaría con un respaldo del 39,9 por ciento de los votos, obtendría entre 16-17 escaños y situándose justo en la horquilla de la mayoría en el parlamento castellanomanchego, compuesto por 33 diputados.

Consejo de Estado

Mientras, el Consejo de Estado, el cual la oposición denunció que había sido obviado por parte del Gobierno antes de aprobar la supresión de la sedición, afirmó que no considera que se ningunee a la institución por el hecho de que se promuevan leyes que no se someten a su consulta, sean decretos urgentes o iniciativas parlamentarias de los partidos del Ejecutivo. Además, recordó que la ley determina los casos en que su informe es preceptivo, algo que se ha respetado siempre, pero también permite que otros asuntos queden a criterio de Moncloa.