scorecardresearch

Lluvia de estrellas para aliñar los fogones patrios

Pilar Salas (EFE)
-

Los cocineros reclaman más 'brillos' de la Guía Michelin para los restaurantes españoles que sirvan para reforzar la potencia gastronómica de un sector muy azotado por la pandemia

Quique Dacosta se hace un selfi junto a varios de los premiados en la gala que se celebró en Valencia la noche del martes. - Foto: Jorge Gil

Sin un nuevo triestrellado por segundo año consecutivo, con 33 restaurantes galardonados con estrellas pero 20 que desaparecen de la Guía Michelin España y Portugal 2022, bien por cierre bien por decisión de los inspectores, el saldo de brillos de la presente edición parece poco halagüeño para un sector que aún está sufriendo los embates de la pandemia.

Por su notoriedad, por la importancia que le dan los cocineros debido a la repercusión que tiene en los restaurantes, el contenido de la publicación que se dio a conocer la noche del pasado martes siempre es objeto de críticas y alabanzas, y esta edición no ha sido distinta. Los cocineros siguen reclamando más reconocimientos para reforzar «la potencia gastronómica de España».

Felicísimos estaban los cuatro nuevos biestrellados, aunque tampoco aquí ha faltado la polémica al darle dos estelas de una tacada y a seis meses de su apertura al Smoked Room (Madrid) de Dani García, el malagueño que cerró su restaurante de alta cocina justo al año de recibir el tercer brillo.

«Estoy sorprendido y feliz, todavía no doy crédito, porque esto es algo histórico que nunca había ocurrido en España» explica quien define esa calificación como un signo de «confianza» en su trabajo.

También se llevó una fuerte ovación de sus compañeros Luis Lera, que recogió la primera estrella Michelin para Lera (Castroverde de Campos, Zamora), además de la verde a la sostenibilidad. «He notado el cariño de la profesión; seguiremos con nuestro camino, pero esta estrella viene a sumar en un proyecto difícil» basado en caza y guisos.

Se alegra por todos quienes han sido reconocidos este año por la Guía Michelin, pero también le duelen los cierres, la pérdida de estrellas y que restaurantes como Mugaritz (Guipúzcoa), «inspiración para todos», siga sin recibir la tercera.

Cenador de Amós, en Villaverde de Pontones (Cantabria), es el último que logró una tercera estrella Michelin en España, en 2020. Ahora ha recibido también una verde y su copropietario y cocinero, Jesús Sánchez, lamenta que esta edición sea «probablemente la de más pérdida de estrellas», lo que relaciona con la pandemia. «Todos queremos más biestrellados y triestrellados y creemos que hay talento suficiente para ello. Pensábamos que era el momento para los que están en la parrilla de salida desde hace años; confiemos que ese talento conquiste a los inspectores y tener un palmarés mucho más amplio de dos y tres estrellas en 2023», manifestó.