scorecardresearch

El Sargal acoge una gran velada con los mejores púgiles

Marta Mora
-

Ocho boxeadores, amateurs y profesionales, se darán cita el sábado en varios combates

Velada de boxeo en El Sargal en una imagen de archivo - Foto: Robayna

Después de dos años sin una velada de boxeo, la campana del ring volverá a sonar este sábado en el polideportivo El Sargal. La ciudad de Cuenca acogerá un evento único de boxeo que contará con la presencia de ocho púgiles. No faltará a esta cita el conquense Alberto Martínez que se enfrentará a Octavio Sampedro, procedente de Alcalá de Henares.

La velada arrancará a las 19,00 horas y tendrá seis combates amateurs y uno profesional, con la presencia del organizador de este evento, Antón Mihail. El propulsor de esta iniciativa asegura que el boxeo en la capital conquense está «muy muerto», por lo que desea «elevarlo, o por lo menos, intentarlo».

Así pues, invita a todos a asistir al polideportivo y disfrutar un rato de pelea. «Todo el que quiera y pueda aportar un poco, que venga, y a ver si podemos levantar el boxeo. Es un deporte muy disciplinado y queremos darlo a conocer, porque hay mucha gente que piensa que es un deporte agresivo, de gentuza y es totalmente al revés», asegura el boxeador profesional. Del mismo modo, Mihail añade que como cualquier otro deporte, le ha permitido conocer a mucha gente que, a día de hoy, son amigos. «Tengo más de 60 peleas y nunca he quedado mal con un chico al que me he enfrentado. Es un deporte muy noble, porque después de pegarte, te das un gran abrazo con tu rival y coges una gran amistad con él», manifiesta.

Mihail respeta el boxeo. Lleva muchos años practicándolo y además, ayuda a otros. Él es precisamente el entrenador de Alberto Martínez, del cual destaca su progresión en todo este tiempo. «No ha dejado nunca de venir a entrenar y con el pase de los años, ha ido mejorando. Va subiendo escalones poco a poco», resalta Antón. Asimismo, destaca que él es un preparador «muy disciplinado», por lo que valora «los buenos ratos que me da este deporte y las calorías que quemo, que viene bien a la mente, para quitarme tonterías de la cabeza», concluye el boxeador.