Las medidas de la PAC que más gustan a las aves

Luis J. Gómez
-

Investigadores del Museo de Ciencias Naturales avisan de que no todas las medidas 'eco' de la PAC son igual de efectivas y que hay que adecuarlas al hábitat y las especies. Barbechos, leguminosas y linderos con hierba, las que más gustan a las aves

Las medidas de la PAC que más gustan a las aves

Para recibir ayudas de la Unión Europea por la PAC los agricultores están obligados a tomar determinadas medidas medioambientales. Es lo que se conoce como greening o ‘verdeo’. Y es que los agricultores y ganaderos tienen en sus manos un paisaje y un ecosistema agrario que cuenta con siglos de antigüedad (se podría retroceder hasta los romanos) y que son el hábitat de muchas especies salvajes. 
Pero no todas las medidas que contempla la PACde ‘verdeo’ son igual de efectivas. Los investigadores Elena Concepción y Mario Díaz del Museo Nacional de Ciencias Naturales han comprobado que las medidas son beneficiosas o no para las aves en función de la comarca, de las propias especies que lo habitan o incluso del período del año. «Lo que funciona en un sitio puede que no funcione en otro», apunta Elena Concepción a La Tribuna.
En su estudio han incluido dos áreas de la región: la zona de La Mancha en la provincia de Toledo y también La Mancha conquense, donde predomina el cultivo de herbáceos, sobre todo de cebada, aunque también hay trigo. Es un hábitat en el que hay aves de campo abierto, las esteparias, como la avutarda, ganga o sisones. Es una de las características que diferencia estas zonas de otros campos de cultivo a los que también llegan aves forestales o algunas especies que habitan en ambos medios: el agrario y el bosque.
Concepción comenta que hay determinadas medidas medioambientales que parece que están dando buenos resultados en todas las regiones que han investigado.  Una sería evitar el aumento de tamaño de los campos con la concentración parcelaria.  
«Los monocultivo extensísimos no son positivos en general para la biodiversidad»,  explica. Señala que en el pasado sí se tendió a aumentar el tamaño de los campos para facilitar el paso de la maquinaria, pero los estudios indican que a las especies animales  les viene bien que puedan cambiar de un cultivo a otro, pues no están siempre en la misma fase de crecimiento. 
Otra medida que también está entre las que más gustan a las aves es la de mantener bordes y linderos con vegetación. En el caso de Castilla-La Mancha, aclara que no tendría sentido que en esos bordes hubiera setos, sino vegetación seminatural.
En el caso concreto de las áreas estudiadas de La Mancha Concepción revela que se ha mostrado muy beneficioso la plantación de cultivos fijadores de nitrógenos como las leguminosas, tanto en grano como la alfalfa. Y concretamente para los meses de invierno, señala que es muy efectivo dejar barbecho (zonas que de forma rotatoria se dejan sin cultivar para que el suelo se recupere).  La investigadora del Museo de Ciencias Naturales indica que lo ideal además es que se diversifique y que en el campo se vayan sucediendo cultivos de herbáceos, con leguminosas y barbechos. 
cuidado con los leñosos. Los cultivos leñosos, como los viñedos o los árboles de frutos secos como el almendro o el pistacho, no son  beneficiosos para las aves esteparias de campo abierto. «Se han incluido por el tema de fijación de carbono y se considera ‘verde’, pero si son muy intensivos no es muy eficaz», comenta. 
Concepción indica que precisamente el problema se acrecenta cuando son sistemas muy intensivos, por ejemplo, con viñedos en espaldera y con regadío, formando hileras que dificultan el paso de aves esteparias, en lugar de unas viñas de secano que serían menos dañinas para estas especies. Lo mismo indica de las plantaciones de almendros o pistachos cuando el terreno está completamente labrado. «No hay cobertura herbácea que pueda favorecer el paso de estas aves», avisa. 
Concepción apunta que estos cultivos permanentes sí podrían tener un efecto beneficioso en otras áreas, como la cuenca del Ebro, donde hay más especies forestales o que compaginan el hábitat agrario con el del bosque. Sin embargo, cuando encima se cultiva en zonas de protección de aves esteparias  estos cultivos permanentes «no tienen sentido desde el punto de vista de conservación de las aves». 
Por eso piden que, ahora que se negocia una nueva PAC, se tenga esto en cuenta y las medidas se adapten a cada zona y cada región. Ytambién que se evalúen estas medidas para detectar cuáles gustan  a las aves y cuáles les complican la vida.

 

El 11 de diciembre presentan los resultados a la Eurocámara
El 11 de diciembre presentarán los resultados de esta investigación en el Parlamento Europeo, con zonas de estudio de distintas partes del continente e incluyendo Cuenca y Toledo.