scorecardresearch

Cuenca, la tercera provincia con la cuota hipotecaria más baja

V.M.
-

La capital se sitúa también entre las 12 de España donde el importe medio mensual es menor, poco más de 411 euros, y a finales de marzo el precio por metro cuadrado de una vivienda rondaba los 1.270 euros

Varios bloques de pisos de la capital. - Foto: Reyes Martínez

El esfuerzo hipotecario en la provincia conquense se sitúa entre los más bajos del país según se desprende de un reciente estudio que la sitúa como la tercera con la cuota media más baja, apenas 240,47 euros, sólo por encima de las provincias de Jaén (235) y Ciudad Real (210).

Según el 'Análisis sobre el mercado hipotecario español 2021-22' elaborado por los portales especializados Pisos.com e Hipotecas.com, al finalizar el pasado mes de marzo el precio medio de la vivienda  en la provincia se situaba en 742 euros por metro cuadrado, de esta forma el coste de una vivienda de 90 metros cuadrados se situaba aquí en algo más de 66.700 euros, con lo que aportando un 20 por ciento de entrada y financiando el 80 por ciento restante, el recibo mensual supone apenas el 22,3 por ciento del coste que llega a pagar un ciudadano que vive en el archipiélago balear (1.075 euros).

En cuanto a las cuotas hipotecarias por capitales, el estudio también sitúa la ciudad de Cuenca en la parte baja del ránking, colocándose como la undécima con el precio más económico, concretamente 411,9 euros, sólo por encima de Ávila (344,88 euros), Jaén (354,07), Ciudad Real (362,61), Huelva (380,29), Lleida (389,47), Murcia (395,87), Cáceres (397,63), Teruel (402,28), Castellón (403,50) y Zamora (406,87). 

El precio por metro cuadrado en la capital conquense rondaba al finalizar el pasado mes los 1.270 euros, con lo que el coste medio de una vivienda de 90 metros superaba ligeramente los 114.000 euros. 

La cuota hipotecaria se deduce teniendo en cuenta el pago de un 20 por ciento de entrada y la financiación del 80% restante, teniendo en cuenta que los tipos de interés continúan registrando valores todavía moderados a expensas de la previsible subida a corto plazo, fijándose en alrededor del 2,5% al inicio del préstamo.

Media regional. A nivel regional también Castilla-La Mancha es la Comunidad Autónoma que posee una de las cuotas hipotecarias más baja de todo el país, concretamente 269,59 euros, sólo por encima de Extremadura, con 263,63 euros,  mientras que en el lado opuesto figuran Baleares, con 1.075,66 euros y Madrid, donde se sitúa en 1.002,37. El precio medio de la vivienda en la región castellano-manchega a finales de marzo era de 832 euros por metro cuadrado.

A tenor de este análisis del mercado hipotecario, donde se constata que el mercado tiende hacia su normalización tras la pandemia del coronavirus, a expensas de la incertidumbre creada por la  guerra de Ucrania y la preocupante evolución de la inflación, refleja además que las hipotecas digitales han llegado para quedarse y su constante subida es una constante en los últimos meses. 

De esta forma, el 24 por ciento de los clientes digitales prefieren viviendas en localidades pequeñas, de menos de 25.000 habitantes, por encima del 18 por ciento que prefieren inmuebles en poblaciones de más de un millón de ciudadanos, y su perfil de edad se sitúa en el arco entre los 40 y los 55 años.  

Tipo de interés. También se evidencia que desde el pasado 2021 la tendencia al alza de las hipotecas de tipo fijo ha ido in crescendo, ampliando la diferencia con las de tipo variable, y alcanzado cotas de representación de hasta el 67 por ciento, escenario inverso al que se vivía en el período 2016-2020. 

De cara a lo que resta de 2022 se espera un mayor protagonismo del tipo fijo, el crecimiento del tipo variable (creció notablemente el pasado año , pasando del 12 por ciento en 2020 al 17 por ciento), la tendencia al alza de aportaciones iniciales de más de 100.000 euros y un equilibrio de género entre primeros titulares de hipotecas digitales.  Finalmente, aunque la mayoría de los firmantes aportan menos de 25.000 euros, aumentan las aportaciones de más de 100.000 euros€ a la hora de suscribir un préstamo hipotecaria, ya que el cliente con más estabilidad económica aprovecha el momento, y un euríbor que por el momento todavía está bajo, para reducir el coste de la hipoteca.