scorecardresearch

Vicente Martínez: «No he tomado decisiones que no quería»

Leo Cortijo
-

Vicente Martínez dimite como concejal por «responsabilidad» al creer que no puede compatibilizarlo con su trabajo al frente del sindicato UGT: «He hecho lo que creía que tenía que hacer en cada uno de los puestos»

Vicente Martínez: «No he tomado decisiones que no quería» - Foto: Reyes Martínez

«Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible». Una frase tan lapidariamente sencilla como contundente en su fondo. Una especie de aforismo popular atribuible a uno de los toreros más ingeniosos y carismáticos de finales del siglo XIX, Rafael Guerra 'Guerrita'. Toda una sentencia que, aunque excesivamente manida en el acervo cultural, sigue cumpliendo con su cometido, como es el de describir situaciones como ésta: Vicente Martínez, hasta hace un suspiro concejal de Educación en el Ayuntamiento de Cuenca, ha presentado su renuncia al cargo al entender que no se puede compatibilizar con su quehacer como secretario provincial del sindicato UGT.

«Lo hago por responsabilidad con los cargos que ostento, ya que estás limitado a la hora de tomar las decisiones y con el ánimo de no entorpecer ni en un sitio ni en el otro». Así explica a La Tribuna su decisión, que comunicó el viernes a Darío Dolz mediante una carta. En declaraciones a este diario, el sindicalista apunta que «por un lado iba la persona y por otro el cargo», y que por esa razón no ha tenido que tomar decisiones que no quería. Y de esta forma, «en lo personal» se marcha «satisfecho» porque «en cada uno de los momentos tenía bien claro a quién estaba representando y se ha actuado en conciencia». «Al final he hecho lo que creía que tenía que hacer en cada uno de los puestos que he estado», incide en este apartado. 

Eso sí, reconoce que ha «costado diferenciar» en algunos momentos que la misma persona ostentara esas dos responsabilidades, sobre todo cuando había circunstancias que «podían chocar». Y así, «cuando ves que ya no estás sumando lo que deberías sumar o incluso ves posibilidades de que puedes llegar a restar en alguno de los casos, es el momento de tomar la decisión». Una decisión que, eso sí, ha sido «muy dura» de tomar porque «no es fácil». «Estaba a gusto y me gusta lo que se puede desarrollar dentro de la administración local, pero tampoco quería perjudicar al equipo». 

Martínez reconoce que ha habido momentos que «no han sido fáciles» y que, «como persona, te afectan». «Cuando tienes un colectivo que en cierto modo siente que no estás haciendo lo que ellos esperan que hagas, sientes que estás defraudando, y eso en mi caso personal es lo que me pesa», argumenta con sinceridad a La Tribuna

Ya venía «madurándose». A la pregunta ¿desde cuándo tenía tomada la decisión? Martínez responde que ésta venía «madurándose prácticamente desde el mismo día en el que tengo que compatibilizar los dos cargos y soportar esas dos responsabilidades». Y eso es desde febrero de 2021, cuando tomó las riendas del sindicato siendo edil del equipo de Gobierno. En este sentido, descarta que hubiera algún «detonante» en concreto en el Pleno del pasado jueves que le hiciera tomar la decisión. Ahora bien, «ha habido circunstancias políticas, laborales y, también, personales». 

Así todo, había que elegir entre el Ayuntamiento y el sindicato. ¿Por qué el segundo? Por la «trayectoria», explica, y es que «son muchos años los que llevo trabajando dentro de la organización, que tanto me ha dado, por lo que tenía que seguir con lo que uno puede».

Hay que recordar que Martínez se ausentó de la última sesión plenaria al entender que existía «conflicto de intereses» durante la votación de la cesión de la mitad de la parcela de la Ronda Oeste a la Confederación de Empresarios. El equipo de Gobierno votó a favor de ese dictamen, aspecto que él, junto con su homóloga de Comisiones Obreras, María José Mesas, había denunciado 24 horas antes de la celebración del Pleno en rueda de prensa. Mostraron su «rechazo y malestar» al entender que se vulneraba la legislación y que por esa razón pelearían judicialmente «hasta el último término» para evitar ese «trato de favor». 

Además, éste no fue, digamos, el único momento 'comprometido' de Martínez sentado en la bancada socialista del Consistorio. Durante la votación del Plan XCuenca, arropó a su grupo municipal en pro del proyecto mientras que el sindicato al que representa se ha posicionado manifiestamente en contra. Circunstancia que levantó mucha polvareda, especialmente entre los partidos de la oposición.

Decisión consensuada.  Con todo, el ya únicamente secretario provincial de UGT se marcha de su puesto en el Ayuntamiento con el convencimiento de que en unos días vivirá todo «de otra manera». «Dejas mucho y muchas horas de trabajo ahí, pero puedo decir con orgullo que me llevo mucho de lo que he dejado», recalca. Una decisión, por cierto, que llega de forma «consensuada con el equipo». Es más, «sigo considerándolos como tal, porque me he sentido muy a gusto trabajando con ellos y saben que voy a seguir trabajando igualmente desde otra posición».

Ganará, eso seguro, en «tranquilidad», y será precisamente ésta la que le haga ver las cosas «desde otra perspectiva», lo que a su vez le permitirá trabajar de forma «mucho más efectiva que de la que venía haciendo hasta ahora». Afirma que esto lo ha hablado incluso con el propio alcalde. De él y de «todos y cada uno» de sus compañeros ha sentido, remata, «el apoyo más absoluto».