scorecardresearch

Los conquenses superan una calurosa y seca primavera

Manu Reina
-

La temperatura media del 21 de marzo al 21 de junio es de 18,3 grados, tres más de lo normal, y se registran tan sólo 71,8 litros por metro cuadrado en esta franja de días, casi la mitad de los 150,5 litros de referencia

Los conquenses superan una calurosa y seca primavera - Foto: Reyes Martínez

Los conquenses dieron la bienvenida de forma oficial a una nueva estación, aunque a muchos les habrá pillado de sorpresa este solsticio de verano teniendo en cuenta las altas temperaturas que se registraron durante las últimas semanas de primavera. El calor hizo mella en la capital pese a que todavía no se había entrado de lleno en la época estival. Y es que cada vez las primaveras son más calurosas, una situación que se viene repitiendo desde hace muchos años. Es una evidencia que los termómetros constatan.

La primavera discurre del 21 de marzo al 21 de junio y en esta franja de días la temperatura media fue de 18,3 grados centígrados. Es una estación calurosa teniendo en cuenta que la temperatura media considerada por los expertos como «normal» es de 15,1 grados. Esa es la media generada de las temperaturas de entre 1981 y 2010, que es la franja que se toma para decidir si un año es cálido o no, ya que es necesario tomar de referencia tres décadas para tomar esa decisión. El final de marzo y el mes de abril fueron normales, tal y como constata el Observatorio Meteorológico de Cuenca. La máxima en marzo fue de 15,3 grados, que se registraron el día 28, y la mínima fueron los 2,8 del último día del mencionado mes. 

En abril la temperatura máxima fue de 26,3 grados, que se constataron el día 17 mientras que el termómetro llegó a bajar hasta los -3,2 grados. Eso sí, la temperatura ascendió durante mayo y los 21 días de junio hasta tal punto de que se consideran ambas meses como «muy calurosos». El día que los termómetros marcaron su registro más alto en esta estación del año fue el pasado día 15 de junio cuando el mercurio llegó a señalar los 39,2 grados centígrados a las cuatro y media de la tarde. La temperatura mínima en los días de primavera de junio fue de 11,3 grados.

Sin embargo, mayo fue el mes que más hizo variar la media de la primavera. Cabe recordar que fue el mes más caluroso de los últimos 60 años, como mínimo, tal y como adelantó La Tribuna, y además el segundo más seco desde 1961. La temperatura media de los 31 días del quinto mes del año alcanzó los 19 grados centígrados y, en concreto, el miércoles 18 y el sábado 21 los termómetros subieron hasta los 33. La mínima en este mes fue de 4,9 grados. 

El calor ha hecho mella en primavera y los conquenses han tenido que hacerle frente con todo tipo de medidas, como buscar cobijo bajo la sombra, comer menos o al menos alimentos ligeros e ingerir grandes cantidades de agua para evitar episodios de deshidratación o los tan temidos golpes de calor. 

Litros. Así, se puede decir que el calor fue la nota predominante en primavera. Pero la ausencia de lluvia también lo fue, especialmente a partir de la superar la mitad de la estación. Del 21 de marzo al 30 de abril las estadísticas de las precipitaciones no fueron malas, según recoge el Observatorio Meteorológico de Cuenca. Durante los 11 días de marzo que corresponden a la primavera se registraron 22,5 litros por metro cuadrado. Y es que ese mes sí que fue húmedo. En términos de precipitaciones el mes de abril tuvo unos registros «normales», con 47,1 litros por metro cuadrado. No obstante, la curva de las precipitaciones cayó en picado a partir de ahí. Y es que la lluvia dejó de hacer acto de presencia por tierras conquenses. De hecho, el pasado mes de mayo fue el más seco desde 1961, como mínimo. Los 2,1 litros por metro cuadrado dan cuenta de ello. 

Si nos fijamos, además, en los 21 días iniciales del presente mes los datos son desbastadores: tan sólo 0,1 litro por metro cuadrado, lo que permiten catalogar este junio como «extremadamente seco». Es evidente que la tendencia es a la baja aunque, como constata el Observatorio Meteorológico de Cuenca, no tiene por qué seguir esta línea descendente, ya que puede variar con el paso de las semanas. Es decir, la lluvia es más difícil de predecir. 

Estos registros evidencian que durante la primavera de este año se han contabilizado 71,8 litros por metro cuadrado en total. Es la mitad de la media de precipitaciones que se tiene de referencia, que son 150,5 litros por metro cuadrado. Unos datos que reflejan una primavera seca, lo que a muchos sectores ha perjudicado en exceso, como es el caso de los trabajadores del mundo rural.

Pero todo esto es ya agua pasada, nunca mejor dicho. Porque a partir de ahora es verano y los datos pueden ser incluso peores en cuanto a precipitaciones, aunque eso estará por ver. De hecho, esta estación estival se estrenó con lluvia. Lo que sí es evidente es que las temperaturas serán altas y los termómetros podrían registrar de nuevo cifras históricas. Es por ello que los conquenses deben seguir a rajatabla las medidas contra el calor si no quieren lamentar después males mayores. 

ARCHIVADO EN: Cuenca