scorecardresearch

La prevención en salud mental de Nueva Luz cala en las aulas

R.L.C.
-

Las consultas que recibe la asociación de Tarancón de equipos de orientación y familiares de adolescentes crecen en paralelo a las charlas que se imparten en Tarancón y, por primera vez, en La Sagra.

Luis Ramírez, usuario de Nueva Luz, impartiendo una charla de sensibilización en salud mental en el IESO Luisa Sigea. - Foto: R.L.C.

El uso compulsivo de internet prevale entre los estudiantes  de 14 a 18 años en un 28,8 por ciento en el caso de las chicas y en un 18,4 por ciento en el de los chicos, según datos del Ministerio de Sanidad correspondientes a 2021 que chocan con los porcentajes del 18 por ciento y el 14,7 por ciento, respectivamente, de 2014 (que es desde cuando se iniciaron los evaluaciones).

Datos como éstos, en incremento a raíz de la pandemia, han llevado a la asociación de salud mental Nueva Luz de Tarancón ha centrar sus charlas de sensibilización en las aulas este curso en las nuevas tecnologías, el uso compulsivo de internet, de videojuegos y el juego on line, que a pesar de ser un delito se estima practican a nivel nacional el 15 por ciento de los adolescentes del país. «No decimos que son malas, pero si un alumno dedica muchas horas a las nuevas tecnologías son horas que está quitando al descanso, al estudio, o a estar con la familia o amigos, y lo que hacemos es poner sobre aviso de cómo esto puede derivar en problemas de conducta, aislamiento, de habilidades sociales o en las relaciones familiares», expone Raúl Cantarero, trabajador social de Nueva Luz, que confirma como en los últimos tiempos en la asociación han crecido de manera exponencial las consultas de familiares de adolescentes y de equipos de orientación de centros educativos  que demandan información y asesoramiento para atajar consecuencias por el uso abusivo de las nuevas tecnologías que están empezando a llegar a los hogares y no saben cómo atajar. 

«Estamos ante el caldo de cultivo de las enfermedades mentales que empezarán a llegar en unos años a los centros, ahora el gran porcentaje de usuarios de Nueva Luz sigue teniendo patologías derivadas del consumo de tóxicos», apunta Cantarero, que defiende la necesidad de que existan equipos de prevención en salud mental para adolescentes en centros educativos de manera estable. 

En colaboración con la Confederación Salud Mental España, la Consejería de Educación de Canarias es la primera que imparte una asignatura obligatoria de educación emocional. «Tienen 90 minutos a la semana, nosotros desde Nueva Luz les ofrecemos 50 minutos en un año, aunque son temas que se tratan de manera trasvesal en otras asignaturas, pero los jóvenes viven situaciones, problemas, que unos con un entorno fuerte saben resolver pero otros muchos necesitan ayuda», añade el trabajador social de Nueva Luz, que por primera vez este curso ha llegado con sus charlas a más de 700 alumnos de la comarca de La Sagra, en la provincia de Toledo, y continuaba en Tarancón la semana pasada en el instituto Luisa Sigea. Para el inicio del próximo periodo escolar, seguirán en otros centros de la localidad, como el instituto La Hontanilla o los colegios Melchor Cano y Gloria Fuertes.

Desde Nueva Luz destacan la importancia de ampliar el mensaje de la prevención en salud mental a espacios educativos donde antes no se había llegado y que «de los más de 1.000 alumnos con los que estaremos, lo más importante es que, como demuestran ya las evalucaciones a los primeros, la aceptación de esta acción de sensibilización entre el alumnado roza el cien por cien». Tanto es así que, cada edición, y ya van 20, viven situaciones como que los chavales se acercan a la asociación a posteriori para contarles problemas, de acoso, discriminación o para reconocer una adicción, entre otros. 

«Ante cualquier circunstancia emocional que les cause un problema para desarrollar su vida normal, antes de que alcance una alguna magnitud, lo que les decimos es que tienen que hablarlo», apunta Raúl Cantarero, encargado en las charlas de informarles sobre el teléfono de asistencia y prevención del suicidio 024, que recuerda «era una demanda histórica de la propia Confederación Salud Mental España, está claro que estas situaciones requieren atención psicológica urgente». 

Con la pandemia ha cambiado la forma de trabajar, de interactuar, y está afectando a la salud mental, derivando en nuevos problemas en los jóvenes, capaces ahora de pasar un fin de semana sin salir de casa, o también en los usuarios de Nueva Luz, que ahora demandan una atención más individualizada, orientada al empleo y a la ocupación del ocio y el tiempo libre. 

Contra el estigma social

La lucha contra las etiquetas sociales a personas con enfermedad mental sigue siendo objetivo clave de la asociación comarcal Nueva Luz, con sede en Tarancón, en sus charlas en las aulas, que lleva realizando desde 2002. Además del trabajador social de la entidad, también participan en ellas usuarios que cuentan en primera persona su testimonio. Y este curso se ha añadido a algunas  la taranconera Ainhoa Parra, Miss Cuenca 2022, que contó los problemas que vivió de adolescente, y además ha llevado la labor en salud mental que se realiza desde Tarancón como proyecto social al Certamen Miss Mundo World que se celebró la semana pasada. Todo un escaparate para concienciar, y para Nueva Luz, que afronta el verano con la vuelta después de dos años de actividades como los talleres de creatividad y educación emocional para niños a través de la tradicional Escuela de Verano del Ayuntamiento.