Rosendo presume de «sangre bolañega» en su nueva calle

A.Criado
-

Más de 200 personas entre vecinos, amigos, familiares y seguidores arroparon este sábado en Bolaños al mítico rockero, que se mostró «orgulloso y agradecido»

Rosendo posa junto a al alcalde de Bolaños de Calatrava, junto a la placa que lleva su nombre y con varios fans que le acompañaron ayer en el acto. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El mítico rockero Rosendo Mercado volvió a presumir este sábado de «sangre bolañega» durante el acto de inauguración de una calle que se lleva su nombre en Bolaños de Calatrava, localidad natal de sus padres, Aurelia y Julián. El cantante, que anunció su retirada de los escenarios a finales de 2018, tras una multitudinaria gira por todo el país, estuvo acompañado por decenas de vecinos, amigos, familiares (entre los que se encontraba su hijo Rodrigo) y seguidores llegados desde distintos puntos del país, con lo que se fotografió y a los que firmó autógrafos durante más de media hora.
Tras descubrir la placa de la calle con su nombre, situada junto a la plaza Adolfo Suárez, a escasos metros del centro de salud, el artista madrileño dedicó a los presentes unas breves palabras de orgullo y gratitud por este reconocimiento. «Estas cosas me dan mucha vergüenza», reconoció el cantante de Carabanchel, para remarcar que es «madrileño de nacimiento, pero bolañego de sangre y, desde ahora, también en el currículo».
Pasadas las 12.30 horas, Rosendo fue recibido en Bolaños de Calatrava por más de 200 personas entre aplausos y al ritmo de uno de sus temas más conocidos, Agradecido, coreado por más de una veintena de fans que se desplazaron desde los barrios madrileños de Vallecas y Carabanchel hasta la localidad ciudadrealeña para acompañar a su «artista preferido» en este homenaje.
El alcalde de Bolaños de Calatrava, Miguel Ángel Valverde, recordó que el Pleno del Ayuntamiento acordó en julio de 2018, por unanimidad, poner el nombre de Rosendo Mercado a una calle de la localidad «en agradecimiento por lo que ha significado y significa para la música en España». Aunque nacido en Madrid, el regidor hizo hincapié en que «todo el mundo sabe que Bolaños es su pueblo. Y tú lo sientes así», apostilló.
Valverde, en nombre del Ayuntamiento y del pueblo de Bolaños, le hizo entrega a Rosendo de varios presentes: una réplica de la placa de su calle realizada en metacrilato por Raúl Calzado, familiar del cantante;un escudo en plata de la localidad; y una escultura del Castillo de Doña Berenguela, una fortaleza que se encuentra en pleno casco urbano, justo enfrente de la casa en la que vivían sus padres.
Unos minutos antes, el concejal de Urbanismo, José Manuel Labrador, presentó al homenajeado con un original texto en el que fue hilvanando títulos y letras de sus canciones más populares. «Se ha hecho el ganador del respeto de todos, aguantando el tipo, de frente y hasta de perfil, siempre fiel a su estilo y aunque podía haber sido más eficaz, nadie en estos años le ha podido decir de qué vas o qué desilusión», indicó el edil.
Rosendo, que antes de su carrera en solitario formó parte de los grupos Ñu y Leño, tiene actualmente 65 años. José Gutiérrez, que viajó desde Villanueva de la Fuente para ver al «maestro», afirmaba ayer que todavía es «muy joven» y cree que «algún día volverá a tocar». Es también el deseo de su prima hermana, Juani Mercado, miembro de los ‘Rosendos Madrileños’, «aunque sólo sean un par de conciertos».