scorecardresearch
Miguel Romero

Miguel Romero


Historia y Gastronomía

02/03/2022

La Puerta de Valencia, en ese su corretear, cuando dejas el Huécar y te adentras entre el Cristo del Amparo, la Casa de las Rejas con leyenda incluida y las Torres, donde hubiera  en tiempo, el monolito a las víctimas de la Carlistada del 15 de julio, se está convirtiendo en un Legado de Historia y Gastronomía moderno y actual. Sin duda, bueno para Cuenca.
Aquí nos habla el pasado de la ciudad que tuvo nombre como Campo de San Francisco, porque campo era y porque desde este lugar hasta la ermita de San Roque, cerca del Cerro Molina, un tramo largo de recorrido permitía a los reos penitenciados recorrer hasta el patíbulo su penitencia robada. Y es que aquí también, ruge la Turba como en ningún otro sitio del recorrido procesional semansantero.
Y es que ahora, en esta zona de Cuenca, la gastronomía y el ocio nocturno se ha impuesto con buen criterio. Y si cabe, no por los Cinco Sentidos que ahí quedan, o el Palace entre resolí y rosquillas, sino que la Taska de Kiko nos ha ofrecido historia entre sus lienzos. A lo largo del espacio, recién restaurado, las traviesas de madera que fuesen quitadas para cambiarlas por nuevas, en ese paso del Puente de San Pablo, aquí han encontrado lugar de decoración con anécdota, acertada sin duda, por eso no me ha importado dejarles en texto explicativo lo que son, de dónde proceden y qué valor pueden tener, para que el público que se acerque a degustar, se informe y enriquezca su conocimiento de una ciudad, la de Cuenca, que cada día nos sorprende mucho más. 
Las maderas que decoran este rincón hostelero de «Nazareno Tasca»  formaron parte del suelo de paso del puente de San Pablo, retiradas entre enero y febrero del 2021 por la empresa constructora OVER Cuenca, gracias a los trabajos de la carpintería OLPA y que constituían parte de aquella segunda restauración que se llevase a cabo en el mismo, aprovechando el momento en que las Casas Colgadas de Cuenca fueron rehabilitadas y reformadas en el año 1966 con la visita del ministro de Información y Turismo don Manuel Fraga, siendo alcalde de la ciudad don Rodrigo Lozano. 
Esta buena madera, a pesar de contar el Ayuntamiento conquense con bastantes hectáreas de buen pino albar y negral, procedían del paraje de la Hoya del Garbanzal, situada en los Palancares de Cuenca. Ahí, junto a las lámparas como tulipas, se lucen.