scorecardresearch

Cien años para para todo un valiente

Manu Reina
-

Constantino González Piñol, que fue el primer conquense en recibir la vacuna contra el coronavirus, festejó un siglo de edad por todo lo alto

Cien años para para todo un valiente - Foto: Reyes Martínez

Un siglo de vida es una gran odisea para cualquier ser humano. Una cifra impensable para muchos e inalcanzable para la mayoría. Pero no para el primer conquense que recibió la vacuna contra el coronavirus en una residencia de mayores, como es Constantino González Piñol. Este hombre, con una apariencia envidiable, una mentalidad prodigiosa y una sonrisa de oreja a oreja festejó sus 100 años de edad y de valentía. 

Cualquier persona se preguntaría cómo lo ha conseguido o cuál es el secreto mejor guardado para llegar a esa edad. Pues bien, el protagonista relata que existen dos directrices que al menos a él le han servido para ello. «La primera es proponerse llegar a esta edad, y conseguirlo como lo he hecho yo, y la segunda, dejar aquello en la vida que os está estorbando», asegura González. Un tercer consejo sería «dejar de fumar», añade.

Y es que este conquense recibió ayer una calurosa y emotiva felicitación con la presencia de dos de sus tres hijos, Ana y Carlos, además de sus compañeros y personal de la residencia Las Hoces de Cuenca, que es donde vive desde hace 17 años. También estuvieron presentes la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, acompañada por el alcalde de Cuenca, Darío Dolz; la directora general de Mayores, Alba Rodríguez; la delegada provincial de Bienestar Social, Amelia López Ruiz y la directora de la residencia de mayores, Ana de la Hoz. González recibió varias placas conmemorativas y un cuadro con una gran imagen de familia donde aparece él junto a los dos hijos presentes más un tercero llamado Fernando, que no pudo estar en este día tan especial. Pero Constan, que es como se le conoce en la residencia Las Hoces, no es sólo un héroe por cumplir cien años de edad, sino también por ser la primera persona de la provincia que se puso la vacuna contra el coronavirus. Una inoculación que recibió el 30 de diciembre de 2020 con una alta expectación en todo el país. Tres semanas después se puso la segunda. En ambas inoculaciones no padeció ninguna reacción adversa. Todo lo contrario. Y el pasado mes de septiembre recibió la dosis de recuerdo. Aunque, como él mismo detalla, «mi brazo está preparado para recibir una cuarta si es necesario», ya que es consciente de la importancia de vacunarse para combatir esta enfermedad. 

Cien años para para todo un valienteCien años para para todo un valiente - Foto: Reyes Martínezdesde 2005. Constantino, que llegó al centro conquense el día 8 de febrero de 2005, vive una vida de plena felicidad en la que considera su «casa». Los primeros 11 años estuvo rodeado de su mujer, Amparo Alfonso, en este centro, pero desde los últimos seis lo hace solo tras la marcha del amor de su vida. Antes de llegar hasta esta residencia, que él mismo ordenó que así fuera, tuvo una vida dedicada al transporte por carretera con su propio camión. Si bien, el cumpleañero también sufrió algunos palos en su vida, como la pérdida de dos hijos, los dos últimos, que no llegaron a nacer. 

Pese a que Constan nació en Brihuega, Cuenca es su ciudad de toda la vida, donde ha pasado la mayoría de sus años y es aquí donde celebrará su cumpleaños este fin de semana. Lo hará de forma especial porque «vienen todos mis hijos, mis nietos y biznietos», algo que al protagonista le hace «muy feliz», especialmente por ver «a los más pequeños» de la familia. Este conquense, que dejó una huella imborrable por su valentía en plena pandemia, seguirá soplando muchas más velas.