scorecardresearch

Caos para empezar

Manu Reina
-

La calle Tintes es desde ayer sólo de uso peatonal, aunque muchos conductores hicieron caso omiso y circularon a una gran velocidad, lo que generó miedo entre los peatones, que no abandonaron la acera

Caos para empezar - Foto: Reyes Martínez

Cualquier cambio viene sumado siempre a un proceso de adaptación y asimilación, que puede ser más corto o más largo, según cada persona. Unos lo acatan rápidamente, pero otros necesitan más tiempo para normalizarlo en su día a día. No obstante, ese periodo debe ser mínimo, cuando se trata de cuestiones de tráfico, ya que es muy peligroso que no sea así. Incluso la vida de otras personas está en juego. 

En la calle Tintes, que ya es sólo de uso peatonal en el tramo comprendido entre las Escaleras del Gallo y la Puerta de Valencia, se presenció cómo muchos todavía no se han percatado de la nueva normativa. El trasiego de vehículos era una constante. Estas infracciones dejaron atónitos a muchos viandantes que, por temor a ser atropellados, siguieron haciendo uso de la acera en lugar de pasear por la calzada, algo que sí podrían hacer desde ayer mismo. Y es que el Ayuntamiento llevó a cabo esta modificación con el objetivo de hacer de la zona centro de la ciudad un espacio «más amable y sostenible». Aunque, visto lo visto, habrá que esperar para que esto sea así e incluso para hacer uso de la calzada sin ningún tipo de miedo ni temores.

Un gran número de conductores hizo caso omiso ayer de las señales de tráfico, que se han colocado en la zona en cuestión para avisar a cualquier vehículo. Pero ya no sólo los conductores no se han enterado de esta modificación, sino que tampoco prestan atención a la vía. Es más, muchos aprovecharon la ausencia de la Policía Local y de los miembros de Seguridad Ciudadana de Cuenca, que tuvieron que ausentarse para intervenir en varios incidentes que se produjeron en la ciudad, para circular a sus anchas por este tramo de calzada de piedras. La situación se agudizó cuando muchos de ellos circularon a una alta velocidad. «Prefiero seguir por la acera porque veo que muchos coches no están haciendo caso a las normas e incluso circulan a mucha velocidad, algo que me da miedo y me preocupa mucho», señala Ana de Blas. Esta joven no tiene claro si beneficiará esta medida, pero espera y desea que este cambio «sea muy positivo porque es una decisión muy importante en una calle muy transitada», sentencia. 

Eso sí, no todos los conductores tienen prohibido el paso, ya que existen algunas excepciones. Residentes y vehículos autorizados, como servicio público o emergencia, entre otros, pueden hacer uso de esta calle. Además sí que se podrá circular desde las Escaleras del Gallo hacia calle Gascas y Parque del Huécar. Para dar salida a esta zona, la calle Doctor Galíndez cambia de sentido y pasa a ser de salida hacia Calderón de la Barca. Estas decisiones «no sé cómo nos van a afectar y si nos van a beneficiar o perjudicar a nuestros negocios», alude el propietario de la Posada Tintes, Ángel Montoya. El dueño de este alojamiento achaca además que «nadie nos ha venido aquí a explicarnos estos cambios y a informarnos de cómo nos puede afectar». Las mismas dudas tiene la gerente de la Galería Casa Zóbel Cuenca, Juana Romero. Eso sí, la propietaria de las muestras, que intentó ayer, desesperadamente y sin fortuna, avisar a los coches que infringieron las normas, expone que «me parece bien la decisión porque las zonas interiores de una ciudad deben ser peatonales». 

Además, para informar a los usuarios de la vía en cuestión, el Ayuntamiento ha ubicado a dos trabajadores durante toda esta semana, con un claro chaleco identificativo, para repartir folletos informativos. Uno de ellos estará ubicado en la esquina de las Escaleras del Gallo y otro en la calle Doctor Galíndez. Ambos informarán a la ciudadanía de 9 a 11 y de 13 a 14 horas, así como de siete a ocho de la tarde. También habrá de nuevo durante estos días más efectivos de la Policía Local y miembros de Seguridad Ciudadana. El objetivo no es otro que evitar el caos que hubo ayer en la calle Tintes.

Por otra parte, para aliviar el elevadísimo número de vehículos que soporta diariamente el barrio de Tiradores y que pone en peligro la seguridad de sus vecinos, el acceso a calle Azafranes en dirección Puerta de Valencia será exclusivo para residentes, lo que afectará fundamentalmente a los vecinos del barrio de Villa Román que toman esta ruta para desplazarse al centro. Sin embargo, los vecinos del barrio de Tiradores no están de acuerdo. Las vecinas Lorenza de la Cruz y Mariana Álvarez critican esta decisión porque «ahora es más difícil salir del barrio y entrar en el mismo, algo que no entendemos para nada y esperamos que venga el alcalde a explicárnoslo». Además, Álvarez incide en que habrá que esperar para ver «si es buena o mala decisión el haber hecho peatonal la calle Tintes, pero apostamos más bien a que nos va a perjudicar».