scorecardresearch

Las guarderías de Tarancón vuelven a las cifras de 2019

R.L.C.
-

La concejal de Servicios Sociales y Educación, Raquel Benavente, confirma que «las medidas siguen siendo las mismas que el curso pasado, funcionan con aulas de convivencia estable».

Durante el mes de septiembre continúa matriculándose nuevo alumnado en los centros educativos taranconeros. - Foto: ARCHIVO R.L.C.

Las escuelas infantiles municipales, de Santa Quiteria y San Isidro, han recuperado los niveles de escolarización anteriores de la Covid-19. Así lo confirma la concejal de Educación, Servicios Sociales y Políticas Inclusivas, Raquel Benavente.   

A falta de datos concretos, ya que aún hay niños en lista de espera y se reabrirá la matrícula si quedan plazas, aunque las clases prácticamente están llenas, explica que en ambas guarderías «se han normalizado las matrículas y los ratios en las aulas han vuelto a la normalidad». No obstante, aclara que las medidas anticovid siguen siendo las mismas, «sobre todo en estos centros educativos, donde existe más peligro al no estar vacunados». Durante este periodo escolar continuarán funcionando como aulas de convivencia estable, aunque con mayor número a alumnos por aula que el atípico curso pasado. El número de alumnos también ha crecido, comenta Benavente, en los dos colegios públicos. «Los niños que no acudían por miedo a la Covid-19 han vuelto todos, me comentan desde el Gloria Fuertes, y en el Duque de Riánsares los de cuatro años han pasado de dos a tres clases, en casi todos los cursos hay ya tres líneas», detalla. 

Durante el mes de septiembre, como también ocurre durante buen parte del curso en muchos de los centros educativos de la ciudad, la matriculación continúa. «Casi 10 alumnos más han llegado este mes al colegio Duque de Riánsares y hasta 50 más al colegio Gloria Fuertes en los últimos días», apunta la edil responsable de la Concejalía de Educación, que destaca la imposibilidad de ofrecer cifras concretas de escolarización por ahora dada la movilidad que existe aún en la escolarización. Sí subraya que la tónica general «es de vuelta a las cifras anteriores a la pandemia», extrapolable también a la escuela infantil Nuestra Señora de Riánsares del Gobierno de Castilla-La Mancha (que comparte edificio con la guardería municipal Santa Quiteria) y a los dos colegios concertados más que existen en la ciudad. Asimismo, está ocurriendo en los dos institutos. 

con obras. En el instituto Luisa Sigea, la cifra de estudiantes ha pasado de los 45 del curso pasado a los 90 del actual. «A las dos aulas de primero de ESO y una de TVA (Transición a la Vida Adulta), se han añadido dos aulas de segundo de ESO y artes gráficas en la de TVA», explica Raquel Benavente. Este centro educativo es uno de los que convivirá buen parte del curso escolar con obras, en este caso de construcción de la segunda fase con una inversión de cinco millones de euros, pero no es el único. En el instituto La Hontanilla, donde la falta de personal laboral ha llevado a restringir el horario de atención al público (de 10,30 a 13,00 horas), también está prevista de manera «inminente» el inicio de las obras de una primera fase de mejoras. De otra parte, en el colegio Duque de Riánsares se están construyendo tres aulas más, nuevos baños y comedor. 

Además de estas actuaciones dependientes del Gobierno regional, el Ayuntamiento, que ha realizado tareas de mantenimiento en las escuelas infantiles municipales durante el verano, tiene previsto este curso acondicionar el patio de la guardería de Santa Quiteria.