El Liberbank Cuenca quiere seguir invicto en Irún

Redacción
-

El partido arranca este miércoles a partir de las 20,15 horas en el pabellón Arteleku

Imagen de un entrenamiento del equipo durante esta semana. - Foto: Reyes Martínez

El Liberbank Cuenca afronta este miércoles el partido más complicado de lo que va de Liga Asobal ya que visita al Bidasoa Irún, subcampeón la pasada liga y uno de los equipos españoles que participan en la Liga de Campeones, al que se mide con el objetivo de seguir invicto. La clasificación presenta a los conquenses tres puntos por encima de los irundarras, aunque hay que tener en cuenta que estos ya han jugado contra el Barcelona, quien comparte, por cierto, el liderato con los conquenses tras el inicio arrollador, cinco victorias consecutivas, de los de Lidio Jiménez. Por ello, no cabe duda que el partido de este miércoles es una auténtica prueba de fuego para el Liberbank Cuenca por la exigencia del cuadro irundarra que, a juicio de Jiménez, "es el rival a batir en la liga de los terrestres, es decir, sin contar al Barcelona”.
"Es un rival muy peligroso que está sorprendiendo en Europa, mantiene la regularidad de la pasada temporada y en su casa es muy fuerte. Veremos hasta dónde somos capaces de llegar", ha añadido. El técnico ha recordado que ambos equipos "se conocen muy bien" y que "sabemos cómo jugamos cada uno", y tiene claro que si quieren tener opciones de puntuar "hay que hacer un gran balonmano, tanto en defensa como en ataque, porque te pueden hacer daño en cualquier momento". Se trata de un partido de "máxima exigencia, pero si conseguimos ganar el equipo empezará a creerse de que podemos estar arriba en la clasificación, pero deberemos mostrar nuestra mejor versión", ha concluido. Al final, el lateral Dutra se ha recuperado y forma parte de la expedición conquense en la que no estará el extremo argentino Baronetto, afectado por molestias musculares en el abdomen, para un partido previsto para las 20,15 horas, en el pabellón 'Artaleku', con arbitraje de Ignacio García Serradilla y Andreu Marín Lorente.