scorecardresearch

Belinchón y Minglanilla contarán con parques fotovoltaicos

Redacción
-

La empresa RIC Energy invertirá cerca de 200 millones de euros con los dos proyectos que generarán ingresos en los municipios, empleo y dinamización de la economía local

Belinchón y Minglanilla contarán con parques fotovoltaicos

Los dos proyectos que la empresa RIC Energy promueve en la provincia de Cuenca, en Belinchón y Minglanilla, van a suponer una inversión global de alrededor de 200 millones de euros. Cada uno de estos dos proyectos consta de tres plantas de 50 MWp cada una, es decir, que suponen un total de 300 MWp, de los que se va a beneficiar toda la comarca en forma de ingresos para los municipios (vía tributos), empleo y dinamización de las economías locales.

Efectivamente, la ejecución de estos proyectos generará un importante beneficio medioambiental y socioeconómico en los municipios afectados y sus entornos. Así, en cuanto al cambio de modelo hacia las energías renovables, estos parques fotovoltaicos generarán una potencia anual de cerca de 570 GWh/año, lo que permitiría electricidad suficiente para el consumo anual de 180.800 hogares, que pasarían a ser hogares verdes. Además, supondrán una reducción de emisiones de 16.800 Tm de CO2 a la atmósfera.

Impacto sobre la economía local. Más allá de los beneficios medioambientales, estos proyectos también tendrán una extraordinaria incidencia sobre la economía local de los municipios en los que se asientan y sus entornos: Belinchón, en el caso de las tres primeras plantas, y Minglanilla, Graja de Iniesta y Puebla del Salvador, en el segundo proyecto.

En primer lugar, y como explica Manuel Lorenzo, Regional Manager de RIC Energy, "una parte de la importante inversión global prevista, que ronda los 200 millones de euros, corresponde a impuestos que se abonan, tanto para la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental, como anualmente a las corporaciones locales durante la vida útil de la instalación, que es de 30 años".

Los beneficios también alcanzan directamente a los propietarios de los terrenos. "La fragmentación de los terrenos donde se implantan los proyectos hace que los beneficios económicos por los arrendamientos, que están entre 6 y 8 veces por encima que los obtenidos por el tradicional uso agrícola, lleguen a un gran número de propietarios que, en su inmensa mayoría, son población local o de estrecha vinculación con los municipios afectados", destaca el Regional Manager de la compañía.

En cuanto a generación de empleo, RIC Energy organiza, en colaboración con los ayuntamientos, cursos de formación y se prevé que cada uno de estos dos proyectos generen unos 3 empleos en fase de promoción, 350 en la fase de construcción y 8 empleos directos y 11 indirectos en la fase de operación y mantenimiento. Además, la compañía ha puesto en marcha el programa RIC Integra, para desarrollar proyectos —relacionados con la agricultura, la ganadería, la artesanía…— que beneficien la economía local.

En coordinación con los ayuntamientos, se va a fomentar el autoconsumo solar e inteligente en edificios públicos y comunitarios y se va a estudiar la instalación de sistemas de carga eléctrica de vehículos, entre otras iniciativas. "RIC Energy desarrolla formatos de colaboración con los entornos locales, porque cree en la sostenibilidad no sólo ambiental, sino también social y económica, se trata de dinamizar la economía local", concluye Manuel Lorenzo.

Por último y en cuanto a su ubicación, las plantas de RIC Energy se sitúan en un emplazamiento específico, cuya elección es el resultado de un minucioso proceso de trabajo, en coordinación con la Junta de Castillla-La Mancha, en el que se han tenido en consideración todos los factores ambientales, tanto el patrimonio natural como los ecosistemas y la avifauna presente en toda la zona.