«Hay mucho miedo y ansiedad a perder el puesto de trabajo»

J. López
-

Entrevista con la presidente de la Asociación Colombine que impulsa el proyecto 'Soledad en grupo'

«Hay mucho miedo y ansiedad a perder el puesto de trabajo»

Soledad en grupo es el proyecto social que, de la mano de la Asociación Colombine Castilla-La Mancha, atiende a toda aquella persona que demanda atención psicológica en estos tiempos difíciles. Este colectivo, que nació en 2008, cuenta con psicólogos, trabajadores sociales, educadores, sociólogos, que se integran en la conocida como Red Araña (Red Española de Entidades por el Empleo). La asociación, sin ánimo de lucro, colabora con el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, trabaja con personas con discapacidad y participa en acciones en los institutos de enseñanza para la prevención de consumo de drogas o de prostitución. Esta ONG, con sede en el edificio de Cáritas de Cuenca, busca entretejer una red sólida de apoyo y ayuda para los que están sufriendo las distintas consecuencias de la pandemia del coronavirus. 
En tiempos del Covid-19, ¿cómo y en que medida se ha modificado la forma de atender a las personas más necesitadas? ¿Qué métodos se están empleado ?
Nos estamos apoyando en las TIC, por medio del teléfono y de Internet. Es complicado, pero no podemos poner a la gente en situación de riesgo ni a los profesionales. Los trabajadores tenemos reuniones periódicas y nos conectamos con la gente que lo necesita. Ahora mismo, lo primero que se ha puesto en marcha son grupos de autoayuda y de atención individualizada y fundamentalmente psicológica. En esta próxima semana vamos a empezar con la atención social. Además, y por correo electrónico (soledadengrupo@gmail.com) nos llegan muchas consultas de carácter social y psicológico. Hay personas que han sufrido el fallecimiento de seres cercanos, familiares o amistades, y también el trabajo y el propio confinamiento, que está dejando graves secuelas.
¿Cómo afrontasteis el principio del confinamiento? ¿Tomasteis medidas rápidas en vuestra asociación para ayudar a los solicitantes?
En marzo ya vimos que iba a pasar algo gordo y, tras el inicio del confinamiento, pensamos que en abril teníamos que volver. En mi caso eché mano de los profesionales que conozco en Red Araña para que colaboradores de distintas áreas pudieran ayudarnos, caso de una psicopedagoga de Valencia, de Ineco; dos educadoras de Galicia, del colectivo Apes; y un especialista en redes, de Adepro. Además, en este proyecto de ‘Soledad en Grupo’ me acompañan una psicóloga, una antropóloga y una trabajadora social. Todos trabajamos de forma totalmente altruista. Nadie cobra un céntimo.
¿De qué maneras se ayuda a las personas que piden consuelo en estos momentos difíciles? ¿Cómo se articula este apoyo? 
La base de nuestro proyecto es grupal, por eso el nombre de ‘Soledad en Grupo’. Es decir, el grupo o la manada se une y se apoya. Es la filosofía del «juntos sumamos», nuestro lema. Una de nuestras psicólogas, Yolanda, tiene más de 20 años de experiencia y es la que se encarga del apoyo psicológico. Es una especialista en psicología clínica que atiende de forma online, con aplicaciones como skype o zoom. Se les proporciona cuestionarios para conocer la problemática y determinar los grupos que se confeccionarán y si son más homogéneos o heterogéneos. En función de esas características los reagrupamos. En el caso de personas que sufren hipocondrías, por ejemplo, se les indica que pidan cita a través de Atención Primaria para derivarles a Salud Mental.
¿Hasta qué punto se han visto incrementadas  las consultas y la solicitud de ayuda en estos días? 
Seguro que se han duplicado respecto a las semanas anteriores al confinamiento. Esta es una situación de posguerra, hay mucha inseguridad, miedo y va a haber muchas pérdidas personales y materiales, muchos puestos de trabajo que se van a perder. Abrimos una encuesta en el grupo que tenemos en facebook y la mayor parte de los ciudadanos nos trasladó que hay miedo y ansiedad a perder el puesto de trabajo, a no recuperar su vida con normalidad.
¿Cómo crees que va a ser la evolución de las personas que han pasado por momentos complicados y se van a encontrar, de bruces, con la realidad en esta llama ‘nueva normalidad? 
Estamos viendo que hay mucha gente que necesita ayuda y se van a incrementar los casos de ansiedad  por el duelo, el trabajo o el confinamiento. Creo que, en cierto modo, nos ha venido bien que nos dieran esta torta para despertar. Pensábamos que todo era bonito y maravilloso y no se valoraba realmente lo que teníamos, la familia, los abuelos. No obstante, hay un mensaje positivo y es que hay profesionales que están dispuestos a ayudar en una situación grave. Nuestro logo, por ejemplo, es de color verde esperanza y es lo que pretendemos transmitir, esperanza para el que lo necesita. 
¿Qué necesidades más urgentes se requieren para atender a los ciudadanos afectados? 
Haría un llamamiento a las administraciones públicas para que echen una mano a todas las asociaciones y entidades, sobre todo a las más pequeñas como la nuestra. Creo que se han atendido en primer lugar los aspectos sociosanitarios, en lo que estoy de acuerdo, pero ahora viene otro periodo en el que hay otros profesionales. Se debería empezar a mirar los asuntos de carácter social, sociolaboral y psicológico.
En este sentido, he de señalar que hemos presentado nuestro proyecto a Seguros DKV y a la Fundación del Banco Santander.  Prevemos que va a haber una fuerte demanda y nosotros llegaremos a donde se pueda. Por otro lado, pedimos a gente que tenga dispositivos de segunda mano que no utilice, como móviles o tablets, para hacérselas llegar a gente que solo tiene esta forma de conectarse y de seguir una entrevista individual con la psicóloga.