Ya se han realizado 6.000 tests en residencias

L.G.E.
-

El consejero de Sanidad explica que los tests rápidos ayudan a discriminar a los que dan positivo, pero que aquellos que dan negativo sí precisan que se les haga la prueba PCR

Ya se han realizado 6.000 tests en residencias - Foto: Rubén Serrallé

El conteo de pruebas realizadas en Castilla-La Mancha para detectar el coronavirus asciende a 33.000. La mayoría son del tipo PCR, que tienen que evaluarse en los laboratorios y tardan más (así se han hecho 26.092), pero ya se llevan utilizados 7.000 tests de diagnóstico rápido, cuyo resultado se puede ver en cuestión de minutos. El dato lo ha actualizado hoy el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz.
Precisó cuántas pruebas se han realizado ya en residencias de mayores. En concreto se ha llegado a las 6.000 pruebas, de las cuales aproximadamente la mitad han sido de tipo PCR y la otra mitad de tests rápidos. «Nos están ayudando a mejorar la clasificación que se realiza en las residencias», explicó Fernández Sanz.
El consejero indicó que el test rápido «ayuda a discriminar al que da positivo». En cambio, si en este tipo de test sale negativo, habría que hacer otro del tipo PCR, que tarda más, para confirmar o descartar la presencia del coronavirus. Hay que recordar que hasta la fecha la incidencia del COVID-19 en las residencias de la región ha sido muy relevante. También con dato de hoy, son ya 194 las que tienen algún caso positivo, lo que significa que ya hay infectados en la mitad de ellas. En conjunto suman 1.634 residentes con coronavirus.

Precisamente CCOO remitió ayer un comunicado que insta al Gobierno de Castilla-La Mancha a cumplir «desde ya» la Orden del Ministerio de Sanidad que desde el pasado viernes sitúa a residentes y trabajadores de centros de servicios sociales de carácter residencial en el mismo nivel de prioridad que a los pacientes y profesionales de los sanitarios y de los profesionales que los atienden. Por tanto, CCOO exige «máxima prioridad» en la realización de test y la dotación de EPIs a las plantillas de las residencias.