scorecardresearch

Con ojos de pandemia

R.L.C.
-

La visión de más de la mitad de la población ha empeorado a raíz de la crisis sanitaria por la Covid-19 por el uso de mascarilla o el cambio de hábitos en la vida doméstica y laboral. Hoy es el Día Mundial de la Visión, bajo el lema 'Ama tus ojos'.

Pilar Palomar y Bárbara Martínez, ópticas optometristas con negocio propio desde hace más de 13 años en Tarancón. - Foto: R.L.C.

Casi una de cada cuatro personas empeoró su visión durante la etapa del confinamiento y las visitas realizadas tras el mismo demuestran que a más de la mitad, el 57 por ciento, les ha empeorado la visión, según un estudio de la Fundación Visión y Vida. 

«No mirábamos de lejos, no nos daba el aire, no nos daba el sol tanto como cuando hacíamos vida normal y nos hemos encontrado con el aumento de personas con problemas de fatiga visual o miopía derivada del exceso de trabajo de cerca», corroboran desde Tarancón las ópticas optometristas Pilar Palomar y Bárbara Martínez. Debido al uso de la mascarilla, ha crecido el número de usuarios de lentillas, también la gama de productos antivaho y sobre todo el ojo seco. «El aire que sale nos va al ojo y hace que la lágrima se evapore mucho más y están viniendo muchas personas con este problema», concreta Martínez. El teletrabajo, el incremento de horas delante de las pantallas sin descansos intermitentes, entre otros cambios de rutinas en la vida doméstica y laboral desde que comenzara la crisis sanitaria por la Covid-19 están pasando factura a la salud visual. 

«Un ojo rojo, un picor, estar mirando de cerca y mirar de lejos y ver borroso, son síntomas muy incapacitantes de lo que se llaman fatiga visual, y es que en los meses de confinamiento, o aún ahora en personas que siguen sin salir, no nos dimos cuenta lo que estaba pasando al hacer todas las tareas de cerca», expone Palomar, que también alerta de la extensión en el último año y medio del Síndrome Visual Informático (SIV). En este sentido, subraya que «el ojo está preparado para vivir en la calle, sin embargo  la generación actual son niños de piso, y es que aún sin pandemia la miopía estaba en auge sublime». 

consejos. Ambas expertas están concienciadas desde hace años con la importancia de la divulgación sobre el cuidado de la salud visual, como han demostrado con charlas en entornos educativos o ante asociaciones, por ejemplo de deporte. «Atendemos a personas con problemas pero también otras que quieren cuidar sus ojos, su visión y nos visitan», comentan desde Óptima Visión y Audición Tarancón.

La regla 20/20/20, es decir, por cada 20 minutos de trabajo de cerca, 20 segundos de mirar de lejos a 20 metros, es una de las recomendaciones estrella. «Hidratar como medida preventina con lágrima artificial ahora que sabemos que la mascarilla tiende a secar, protegernos de la luz ultravioleta con filtros en el cristal y, fundamentalmente, realizarse una revisión al menos una vez al año, como mínimo desde los seis años», aconsejan desde este establecimiento ubicado en plena Glorieta del Convento. 

En los casos de los niños, en los que han notado como la pandemia ha agudizado los problemas de miopía, recomiendan que la revisión anual coincida con la vuelta al colegio, existan o no pistas de que pueden tener un problema visual. «Lo ideal sería que hasta los dos años no vean ninguna pantalla y de dos a cuatro si empiezan con la televisión, cuanto menos tiempo mejor, por el desarrollo cognitivo del propio niño», apunta Bárbara Martínez, que recuerda como que exista distancia, buena luz, no estar tumbados y hacer descansos son factores fundamentales para cualquiera a la hora estar frente a un dispositivo tecnológico. Por su parte, Pilar Palomar insiste en que «la visión conlleva muchas cosas, no es sólo no ver la pizarra, está la función binocular, el procesamiento visual, lo cierto es que cada vez se realizan más terapias».  

Junto a su compañera recuerda como en la época de confinamiento de esta pandemia, que ha enseñado a mirar a las personas a los ojos, las ópticas fueron servicio esencial. Hoy, como en el resto de establecimientos similares de la localidad, se unen al lema mundial del Día de la Visión, Ama tus ojos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que junto con el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera lleva celebrando esta efeméride desde el año 2000, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual. 

PROBLEMA OCULTO

Una de las consecuencias más directas del uso de la mascarilla es que no se ven los gestos de la boca, lo que ha ayudado a destapar problemas ocultos de audición. Así lo comenta la también audioprotesista Pilar Palomar, que señala como «había mucha gente acostumbrada a leer los labios y no lo sabía, y tenían una pequeña pérdida de audición que con la pandemia se ha acelerado, lo que ha ayudado a dar mayor importancia a la audición, ya que sobre la necesidad de una buena salud visual estamos más concienciados». Y, aunque depende de cuál se utilice, en general la mascarilla distorsiona la voz y hace bajar los decibelios, además de otros inconvenientes y ventajas.