scorecardresearch

El Montecillo debuta el Domingo de Resurrección en Las Ventas

R.L.C.
-

La familia Loriente de la Ossa de Tarancón adquirió hace aproximadamente un año el hierro y la ganadería de lidia situada en una finca de la localidad de Orgaz. Curro Díaz, Sergio Serrano y Tomás Campos forman el cartel de la tradicional corrida.

Los toros de la ganadería ‘El Montecillo’ son de encaste Juan Pedro Domecq puro. - Foto: DAVID CASTUERA

La ganadería El Montecillo, de la familia Loriente de la Ossa de Tarancón, debuta el próximo 17 de abril, Domingo de Resurrección, en la plaza de toros de Las Ventas. 

Hace aproximadamente un año que los descendientes del empresario Jesús Loriente, ya jubilado, decidieron adquirir este hierro. De encaste Juan Pedro Domecq puro, esta ganadería de lidia está formada por más de 500 cabezas y la finca está situada en la localidad toledana de Orgaz. «Nos quedamos con un poco más del 50 por ciento de la ganadería inicial a través de David Sánchez Medina, nieto del ganadero Francisco Medina, no somos expertos, somos aficionados, pero estamos muy ilusionados con esta aventura», confirman desde la familia Loriente de la Ossa. 

Aunque ya han dado otras corridas, lo más importante de esta temporada, resaltan, es que «este año vamos a la primera plaza del mundo  y además en una fecha tan señalada como es el Domingo de Resurrección, como colofón de la Semana Santa». Con toros de El Montecillo, el cartel previsto está  formado por Curro Díaz, Sergio Serrano y Tomás Campos.

Esta ganadería fue formada por Francisco Medina, que falleció en 2019, y viene de otra que también vendió el histórico ganadero, El Ventorrillo, que está en los primeros puestos de las lista de las mejores ganaderías de lidia de España. Al tentadero en la ganadería El Montecillo han acudido primeras figuras como Alejandro Talavante o Daniel Luque, entre otros toreros. 

«Nos han destacado que les gusta porque dentro de que es un encaste Juan Pedro Domecq, tiene conceptos de fondo que intentamos mantener», comentan desde la familia Loriente de la Ossa, en relación a características que buscaba el anterior propietario de la ganadería, «un toro con mucho peso y trapío, muy importante de cuernas, y que no sea facilón, noble pero con bravura y empuje para que transmita bien al respetable público».  

La expectación ante la cita en Las Ventas es máxima, y se prevé que El Montecillo esté en otras cinco o seis corridas más este año, además de novilladas. A las 80 vacas, que son las madres, y unos cuantos sementales, el futuro de la ganadería, ahora se van añadir otras tantas por parte de los propietarios, familia vinculada a la empresa Incarlopsa y aficionada a los toros que afronta con ilusión este nuevo proyecto.