TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


Cincuenta mil muertos

03/06/2020

Cuarenta y ocho mil son los muertos, según el Instituto de Estadística, por el coronavirus en España. No los menos de treinta mil que nos cuentan desde la portavocía gubernamental. Claro que también nos dicen que en los últimos días no ha muerto nadie por la pandemia y, sin embargo, desde las autonomías llegan cifras muy diferentes. España es un país en el que los muertos desaparecen, se disimulan: Pedro Sánchez lleva varias semanas anunciando un próximo homenaje nacional, pero tardó dos meses en ponerse la corbata de luto. Temo que no todos los nombres de los fallecidos en este horror podrán grabarse en el monolito conmemorativo.

Demasiadas muertes que parecieron importar poco. El número final, si es que tal cosa pudiese soñarse, superará los cincuenta mil. Muchos, perdidos en los meandros de una Administración chapucera, poco sensible, tramposa. Con estos muertos, que son nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros hermanos, nuestras parejas, han muerto muchas otras cosas: la transparencia, la verdad, la sensibilidad, la humanidad.

El país oficial se ha endurecido. Sigue pensando en su supervivencia partidaria, en el cargo, en las puertas giratorias. No había sino que escuchar este miércoles el debate sobre el estado de alarma: nuestros muertos, nuestros enfermos, nuestros parados, ese pueblo que sufre, sobrevolaban el hemiciclo, sin mancharlo ni tocarlo. Cincuenta mil muertos, el país con más decesos por millón de habitantes.

Algo hemos hecho mal. Y, lo peor, seguro que seguimos haciéndolo. Mientras, nuestros representantes sacan pecho en el atril parlamentario y piden soluciones para su tierra, preguntan qué hay de lo suyo, se llaman marquesas, golpistas, terroristas, trumpistas y hasta colaboradores de narcotraficantes; piensan en las próximas elecciones como si eso fuese ahora lo importante. La desmesura no se detiene ante el impresionante valladar de cincuenta mil ausentes, ausentes para siempre.



Las más vistas

Opinión

Maestra

Las aulas del conservatorio madrileño fueron el escenario en el que, de su mano, empecé a descubrir los secretos para encontrar en la docencia una pasión que vivir, un reto diario que superar, una ilusión que hacer realidad