Cuarto triunfo consecutivo de FS VivoCuenca

Redacción
-

Los conquenses hicieron valer su juego ante la permisividad arbitral, si bien volvieron a sufrir por momentos por despistes evitables

Cuarto triunfo consecutivo de FS VivoCuenca

El Fútbol Sala VivoCuenca encadenó su cuarta victoria consecutiva en liga en la complicada cancha del FS Santa Olalla. Un escenario de cemento rápido al que le costó adaptarse a los conquenses que también se las tuvieron con una permisividad arbitral ante el juego duro de los locales, que montaron una tangana a los pocos minutos de inicio con aficionados bajando desde la grada y ocupando el campo de juego.
En cuanto a lo estrictamente deportivo, los dos equipos mandaron avisos de su potencial nada más arrancar el choque. Primero Jaime Jiménez Valen remataba una jugada ensayada que no terminó en gol por una gran manopla del meta local, mientras que pocos instantes después, Iván Algara dispuso de un mano a mano ante el arquero que desbarató en dos ocasiones los disparos del jugador del VivoCuenca, siendo finalmente un defensa quien sacara la pelota de la zona de peligro cuando en la tercera oportunidad Algara superó con una picada al meta rival.
Por el lado local, el Santa Olalla contestó con un severo trallazo a saque de esquina que Mario desvió lo justo para que el balón se estrellara en el larguero y botase hacia fuera, cazando el meta conquense el rechace para evitar el segundo remate. Toda una situación de ‘gol fantasma’ por el que el bando local pidió gol.
La igualdad de ocasiones con buenas respuestas de los guardametas se mantuvo durante varios minutos más hasta que Valen, en un mano a mano tras un robo en zona contraria, logró superar al portero del Santa Olalla. Pocos minutos después, un remate en el segundo palo de Javier Saiz ‘Churre’ lograba el 0-2 para los conquenses que se marchaban al descanso con el partido encarrilado pero avisados de las intenciones del Santa Olalla, que en los últimos segundos del primer tiempo intentó sorprender con la estrategia de portero jugador.
Tras el paso por vestuarios, el VivoCuenca se mantuvo como dominador del esférico y la posesión, yendo al toque y evitando las entradas y el contacto desmesurado de su rival. Sólo transcurrieron unos pocos minutos del segundo tiempo cuando una mala salida de presión, el meta rival regala la pelota a Ivi, que lo encara en unas pocas zancadas y no desaprovecha el obsequio de su contrario transformándolo en el 0-3. 
Pese a que los locales pusieron en juego la estrategia de nuevo del portero-jugador, los capitalinos aguantaron el jugar sin balón, siendo errores evitables los que dieron vida al Santa Olalla en el partido. El primero en una indecisión desde la banda en el que en un despiste se cedió el balón al contrario que no supero a Mario en el uno para uno y, minutos después, la indecisión a la hora de sacar el balón desde atrás se transformó en una pérdida con remate al segundo palo que se convirtió en el 2-3 a menos de cinco minutos del final.
La tensión pudo sentirse cuando el golpe dejó algo tambaleante al VivoCuenca. En las jugadas siguientes otro mano a mano lo despejó Mario al poste, mientras que en un robo de balón, Valen pudo marcar a puerta vacía. El delantero conquense hizo un caño a su par y cuando se disponía a disparar a puerta vacía, un rival le realizó un placaje digno de rugby por detrás, toda una acción manifiesta de gol que no se saldó ni con una cartulina por parte del colegiado, ya que el jugador que realizó la infracción ya acumulaba una tarjeta amarilla.
En esta situación, la sexta falta de los locales fue aprovechada a la perfección por parte de Carlos Budia que no falló desde el doble penalti, logrando el 2-4 y sentenciando la dura contienda. Tres nuevos puntos para el VivoCuenca, cuarta victoria consecutiva y una semana más en todo lo alto de la clasificación para el equipo de Luis Saiz, que la próxima semana volverá a jugar como visitante ante el colista.