Formación, la inversión más rentable

Carlos Cuesta (SPC)
-

España está a la cola de países avanzados en cuanto a empleos cualificados, lo que dificulta a las compañías mejorar su competitividad

Formación, la inversión más rentable

Una de las frases que ha popularizado a Henry Ford es la que sostiene que «solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan,... no formarlos, y que se queden». Buscar talento en el mundo empresarial ya no es suficiente para no perder el tren del progreso, lo esencial ahora es que los profesionales cualificados tengan la oportunidad de desarrollar sus ideas y hagan progresar a las empresas.
La realidad es que tanto los trabajadores como las propias compañías fallan en una materia tan importante. El 40% de los empleados del país está poco formado, una cifra que supera en más del doble la media comunitaria y lo que es más grave es que en España no existen políticas para mejorar esta situación, ni cuando los operarios trabajan ni cuando están parados. Según el INE, solo el 10,5% de los adultos sigue estudiando después de finalizar sus carreras.
El problema ya no son los recortes que caracterizó a la pasada crisis y que redujeron cursos, sino que ni siquiera se gastan los 2.000 millones de euros que hay en remanentes porque los profesionales tanto activos como desempleados no se animan a enseñanzas largas y, a veces, poco atractivas y las empresas denuncian que no le dedican tiempo puesto que existe demasiada burocracia y, además, tienen que adelantar el dinero.
La OCDE señala que un 39,9% de los adultos de entre 25 y 64 años tienen baja formación (ESO o menos) frente al 18,7% de media en Europa, el 10,9% en Finlandia, el 13,3% en Alemania, 20,6% en Francia o el 33,3% del Reino Unido. 
Si se analiza el porcentaje de personas con bachillerato o FP, la comparación es de un 22,9% de los españoles, frente a un 46,2% de los ciudadanos comunitarios. Con respecto a las tasas universitarias, la situación es diferente, ya que el 37,3% de los españoles tiene alguna titulación terminada frente al 35,6% de los europeos.
En este contexto, el 67% de los asalariados de España, Alemania, Francia y el Reino Unido se muestra optimista sobre lo que significa para ellos la transformación tecnológica y la digitalización. Así, los economistas aseguran que la cualificación eleva el nivel de productividad en la industria un 11,5% y su ausencia la reduce un 18,2%. Pero, aún van más lejos al confirmar que las empresas que apuestan por profesionales especializados y bien formados presentan mayores ventas.
España es el país de la UE con la tasa más alta de fracaso escolar, el 17,9% frente al 10,6% de la media de los Veintiocho y, aunque se ha reducido bastante, aún queda mucho para llegar al objetivo marcado por la UE en 2020 de no rebasar el 10%.
En este sentido, se está apostando por la FP Dual, puesta en marcha en 2012, que permite a los estudiantes aprender trabajando y obtener experiencia antes de salir al mercado laboral, aunque, en la actualidad, apenas supera un 2% del alumnado frente a países como Austria, Dinamarca, Alemania o Suiza donde este tipo de aprendizaje está mucho más consolidado.

Digitalización 

A pesar de que todo el mundo habla del cambio de modelo, solo dos de cada 10 empresas españolas imparten formación digital a sus empleados y ello, sin tener en cuenta que la demanda de perfiles tecnológicos se ha duplicado desde 2012, según revela un informe de Randstad. 
En este sentido, los países con mayor inversión en tecnología y automatización son los que presentan mayor renta per capita y menores índices de desempleo. 
En la industria nacional, el 18% de las empresas emplean perfiles tecnológicos frente a Irlanda (32%), Bélgica, Dinamarca (ambos 28%), y los Países Bajos (27%).
En conclusión, allí donde la economía es más dinámica y la productividad está muy ligada al talento y a la formación es donde la cualificación profesional marca el liderazgo y las mejores condiciones de rentabilidad y de retribución salarial.