scorecardresearch

Adiós a las mascarillas, con división de opiniones

Almudena Morales
-

La duda sobre la necesidad de su uso o no, se ha trasladado a la calle en el día en el que se ha publicado el decreto real que elimina la obligatoriedad de la mascarilla en casi todos los interiores

Un grupo con mascarilla y otro sin mascarilla, a las puertas del Museo del Ejército de Toledo - Foto: Javier Pozo

Se dice que para generar un hábito o costumbre son necesarios 21 días, a través de la repetición de una conducta. Nosotros hemos tenido 700 días de uso obligatorio de la mascarilla. No es de extrañar entonces, que la duda en el primer día sin la obligatoriedad del cubrebocas en casi todos los interiores, esté siendo si nos la ponemos o no. Lo cierto es que en la calle poco ha cambiado la foto, y son escasas las personas que se han atrevido a descubrir su rostro en un espacio interior. La duda no ha quedado ahí, instituciones, sindicatos o centros educativos se han seguido cuestionando la mejor forma de proceder.

El director general de  Salud Pública de Castilla-La Mancha, Juan Camacho, en una entrevista en CMM insistía ya a primera hora la mañana en que el uso de la mascarilla no es obligatorio, pero sigue siendo recomendable. Por eso queda de la mano de los particulares la decisión en determinados momentos. Incertidumbre a la que se suma la consejera portavoz, Blanca Fernández que en referncia a los centros educativos "está claro" que ha quedado eliminada la obligatoriedad, aunque se recomiende para el profesorado vulnerable, "salvo que los centros decidan otra cosa". Dudas a las que se suma el sindicato UGT desde el que consideran que « su eliminación en colegios se debería haber retrasado» por eso, estarán  «vigilantes para que se cumplan las condiciones de seguridad y salud laboral». Si que es partidario de su eliminación el sindicato CSIF. Su presidnete en la región,Julio Retamosa, en su condición de sanitario, se muestra conforme con la medida "siempre que puedan garantizar el resto de medidas de higiene". Por último, la Universidad de Castilla-La Mancha se suma a la línea de la prudencia y apuesta por la recomendación de mantener las mascarillas en espacios cerrados de uso compartido como aulas, laboratorios y salas de reuniones.  La institución académica insiste en mantener el resto de medidas de higiene y apela a la prudencia de todo el conjunto de la comunidad universitaria en esta nueva fase de la pandemia.