La fortuna en un billete

J. L.
-

Cuenca lidera la consignación de Lotería de Navidad por habitante en Castilla-La Mancha con 104 euros. Los conquenses compran en estos días los últimos décimos para el sorteo del domingo 22

La fortuna en un billete - Foto: Reyes Martínez

Si apuesta por una terminación, predice que va a tocar un número o ha soñado incluso con  un billete de la Lotería de Navidad, corra a la administración más cercana. Aún hay tiempo y, ¿quién sabe?, lo mismo es usted el próximo agraciado con la suerte. Que se lo digan a los afortunados conquenses que el año pasado compraron un billete de aquel 03.347 vendido en el despacho del centro comercial Alcampo. Lo que si es seguro es que los conquenses siguen siendo los ciudadanos de Castilla-La Mancha que más se gastan en lotería navideña. 
Así lo confirma  el delegado de Loterías y Apuestas del Estado en Cuenca, Miguel López-Caniego, que avanza que la cantidad consignada –el dinero puesto a la venta en series– por habitante es de 104,11 euros, mientras que en la región llega los 73 euros. 
Los turistas contribuyen. Claro está que la llegada de turistas y visitantes, sobre todo en el pasado puente de la Constitución, contribuye notablemente a las ventas. Quien más quien menos quiere llevarse un pedacito de esa suerte por si toca. De hecho, recuerda López-Caniego que la diosa Fortuna decidió el año pasado que el primer premio dejara en Cuenca nada menos que unos 100 millones de euros, muy repartidos. Eso sí, hubo que esperar 28 años. En 1990, la capital y Huete eran agraciadas con el mayor premio del sorteo con el número 32.522. Lo cierto es que, en estos últimos años, Cuenca no se puede quejar. La suerte no ha pasado de largo. 
Cuenta el delegado de Loterías que uno de sus cometidos más bonitos es el de actuar de cómplice con los premiados, pues «aunque no vengan ya a cobrar a la delegación, vienen a contarte y a compartir contigo la ilusión». Recomienda a todo aquel que piense en comprar un billete en la cafetería donde desayuna o el local que frecuenta que lo haga cuanto antes, porque seguro que cuando vaya «ya se habrá agotado. Que la gente no lo deje para el último momento, que con la subida de ventas este año es muy fácil que te quedes sin el número que ves todos los días». 
Los clientes se agolpan en la administración de El Cuco Encantado para adquirir uno de los décimos que están aún expuestos a la venta. La propietaria, Cristina Puerta, confiesa que los de la capital «se acuerdan ahora de comprar lotería, mientras que gente de la provincia y los turistas están acostumbrados a comprar en verano».
Puerta afirma que las ventas se han relanzado por el primer premio del año pasado y por el anuncio de una posible crisis futura, «todo el mundo está deseando que le toque», y considera que dar el primer premio de la lotería «es la máxima satisfacción y, sobre todo, si el número es íntegro y está repartido entre toda la población». 
Sus clientes piden el 19, el 13 y el 7, pero los hay que sueñan con un número y «te llaman incluso para que se lo envíes».