Hecho con mimo

J. López
-

'Martinahandmade' es el nombre comercial de esta artesana que fabrica bolsos, carteras y complementos de vivos colores, con dibujos y acuarelas de la ciudad

Hecho con mimo - Foto: Reyes Martínez

Ya se sabe que ha llegado la Navidad a Cuenca cuando los escaparates empiezan a vestirse de espumillón, se inaugura el alumbrado ornamental o se instala el mercadillo navideño en el centro de la ciudad.
Por cuarto año consecutivo, el espacio que rodea la Plaza de la Hispanidad, junto al jardincillo con mayor ambiente navideño de la ciudad, alberga cerca de una treintena de casetas de madera. Eso sí, el Ayuntamiento ha dispuesto este año que en estos expositores de quita y pon no sólo se instalen pequeños empresarios de otras zonas del país. En esta ocasión, varios artesanos conquenses –concretamente 10– disponen de una de las casetas de madera para ofrecer sus productos al público conquense y a los visitantes que paseen en estos días por las céntricas calles de la capital. 
Es el caso de Martinahandmade, el nombre de esta firma de artículos y regalos singulares que regenta desde 2016 Patricia Ruiz Álvarez. En este pequeño stand se exponen bolsos, marcapáginas, monederos, carteras, fundas de gafas, fundas de ordenador, estuches, mochilas, o llaveros de varios tonos. «En realidad se puede decorar cualquier cosa. Me adapto a cualquier tamaño y color. Todo es personalizable», dice Patricia, que cuenta que es su primera vez en el mercado y, «para gente como yo que no tiene una tienda física, es un escaparate único». 
Lo que más vende son bolsos de polipiel en vivos colores y estampados, que temporada a temporada va renovando. En esta ocasión, el complemento femenino luce dos modelos con una panorámica de la Hoz del Huécar sobre tonos verdes, ocres, naranjas o rojos. «Procuro renovar los colores de cada temporada, siempre son distintos y cada año se sacan nuevos diseños, para no aburrirme yo ni aburrir al personal», comenta Ruiz, que explica que la acuarela y el dibujo a plumilla que ilustra sus artículos son obra de dos amigos, «fenomenales» artistas conquenses, que están teniendo mucho éxito.
Ahora que, lo bueno de trabajar con polipiel es que es un material «muy resistente, da muy buen resultado y permite estampar cualquier diseño». Hasta el punto de que, además de las bellas imágenes de la Ciudad Patrimonio, pueden imprimirse todo tipo de dibujos, incluso garabatos de niños que ilustran los artículos. «Los que hay aquí me los han hecho mis hijos, pero suelo reproducir otros pintados por niños para sus abuelas, el papá o la mamá, y también me han encargado para maestros que, a final de curso, les regalan sus alumnos».
La artesana conquense dice que hasta la fecha, y desde que el mercadillo abrió sus puertas el jueves de la semana pasada, las ventas «se están dando muy bien. La acogida de la gente es muy buena y, sobre todo, en el puente de la Constitución ha venido mucha gente de fuera, turistas, a comprar». 
Eso sí, asegura que la mejor publicidad para vender sus productos «es el boca a boca. Ya puedes hacer 20 promociones que lo que mejor funciona es cuando la gente se fija en uno de mis bolsos y pregunta: ¿Dónde lo has comprado?» 
El mercadillo navideño estará abierto al público en horario de mañana y tarde, hasta el día tres de enero. Es condición indispensable desmontarlo con tiempo, puesto que por la arteria principal de la ciudad pasará el domingo 5 de enero la cabalgata que trae a los Reyes Magos de Oriente. 
Mientras tanto, una posible clienta pregunta por los coloridos bolsos con los bellos motivos de la ciudad. «Los de Cuenca somos muy de aquí. Cualquiera que pasa por el stand y ve los estampados dice: ¡Mira, fíjate, es Cuenca! ¡Ea!, somos así», observa.