scorecardresearch

Cuenca es la segunda provincia con la mortalidad vial más alta

Leo Cortijo
-

La provincia conquense, con algo más de 10 fallecidos por cada 100.000 habitantes, solo se ve superada por Soria (13,5) y marca distancia con el resto de territorios regionales, que en ningún caso superan los seis muertos.

España ya supera los 1.000 muertos en accidente de tráfico en lo que llevamos de año. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Hace no tanto tiempo, se hablaba de 'las tres c' como las principales causas de muerte en este país: cáncer, corazón y carretera. En los últimos tres lustros, fundamentalmente gracias a la entrada en vigor del carné por puntos en 2006, el número de fallecidos por accidente de tráfico se redujo notablemente. El nuevo permiso de circulación y el cambio de mentalidad en los conductores, vinculado a las impactantes campañas de concienciación de la Dirección General de Tráfico, hicieron cambiar el paso de una sociedad que empezó a tomar en consideración lo que podía suponer tener un volante en las manos. Ahora bien, de un tiempo a esta parte, los expertos han observado una cierta relajación, y las cifras no solo ya no descienden a la misma velocidad, sino que incluso repuntan.

No en vano, según la plataforma de comparación de productos financieros HelloSafe, a principios de este año se registró la mortalidad en carretera más alta de la última década. De hecho, los siniestros con fallecidos han aumentado un 8,5 por ciento en lo que llevamos de año. Es interesante en este sentido observar cómo en provincias que pudieran parecer tranquilas, con muchos menos habitantes, es donde se debe prestar más atención cuando se está a los mandos de un coche, y es que Cuenca, después de Soria (13,5), es la segunda provincia de toda España con la tasa de mortalidad más alta, con 10,2  fallecidos por cada 100.000 habitantes. La diferencia entre estos dos territorios y el siguiente en este lacrimógeno escalafón es muy sustancial, pues Teruel apenas alcanza los seis muertos por cada 100.000 vecinos.

En números absolutos, el guarismo total de fallecidos en las carreteras conquenses durante el año 2021 fueron 20 que, en comparación, son muchos más de lo que perecieron en otras provincias de similares características a la nuestra, como Soria (12), Huesca (10), Teruel (8), Zamora (7), Ávila (5) o Palencia (5).

Cuenca es la segunda provincia con la mortalidad vial más altaCuenca es la segunda provincia con la mortalidad vial más alta

En la comparativa regional, Cuenca también sale perdiendo y, en algunos casos, por una sintomática distancia. La provincia más cercana en esta materia –y eso que la diferencia es de más de seis puntos–, es Toledo, que presenta una tasa de casi cuatro fallecidos por cada 100.000 habitantes. Le sigue Ciudad Real, con 2,8; y a mucho más margen se encuentran Albacete (1,8) y Guadalajara (1,5). En números absolutos, siete personas perdieron la vida en las carreteras en Albacete, 14 en Ciudad Real, cuatro en Guadalajara y 28 en Toledo.

En clave nacional. De acuerdo con la DGT y según recoge el estudio de HelloSafe, durante 2022, Madrid, Barcelona y Sevilla han sido las ciudades con más siniestros mortales, registrando un total de 13 accidentes con fallecidos al mes entre las tres. El año pasado Alicante era la tercera ciudad con más siniestros, sin embargo este año se han reportado más accidentes en ciudades como Sevilla, La Coruña, Tarragona, Murcia o Girona. En Madrid se han contabilizado 55 siniestros mortales durante este año, es decir, cinco accidentes por mes, en los cuales han fallecido 62 personas. Mientras que Barcelona es la segunda ciudad con más siniestros mortales, tres más que en 2021 y 14 menos que en 2019.

En lo que va de año, se han contabilizado 995 muertes a causa de accidentes de tránsito. En enero se apuntó la tasa de mortalidad en carretera más alta en 10 años: 87 siniestros mortales, de los cuales resultaron 100 personas fallecidas, el doble en comparación con enero de 2021. Después de éste, el mes en el que se apuntaron más accidentes fue julio (119), cuando murieron 128 personas, un 28 por ciento más que en enero.