Los médicos de la región sufrieron 22 agresiones en 2018

Redacción
-
Los médicos de la región sufrieron 22 agresiones en 2018

El Colegio de Médicos de Cuenca y la OMC continúan su labor para que las agresiones sean consideradas delito de atentado, tanto si se producen en el ámbito público como en el privado

Bajo el lema “Respetar al médico, cuidar de todos” y el lazo dorado como símbolo, el Colegio de Médicos de Cuenca y el Observatorio Nacional de Agresiones a Sanitarios de la Organización Médica Colegial (OMC), han presentado los datos de violencia registrados en 2018 que ascienden a 490 casos, de los que el 59% corresponden a médicas. Las agresiones registradas suponen un descenso del 4,8%, respecto a 2017, cuando se produjeron 515, lo que revela una moderada disminución de estas conductas violentas y supone un ligero cambio de tendencia. La OMC, de la que forma parte el Colegio de Cuenca, puso en marcha este Observatorio a raíz de la muerte, en 2009, de la doctora María Eugenia Moreno, una residente de 34 años que fue asesinada por un paciente cuando se encontraba trabajando en el Centro de Salud de Moratalla (Murcia).
Los datos que se presentan anualmente desde 2010 emanan de las comunicaciones que los médicos y las médicas que han sufrido una agresión transmiten a sus respectivos Colegios.  Estas cifras permiten disponer de una hoja de ruta común y conocer a fondo el mapa de la agresión en sus múltiples formas (edad, sexo, especialidad, entorno asistencial, ámbito de ejercicio, características del agresor, efectos colaterales, escenarios jurídicos y respuestas desde tribunales) al disponer de una casuística cercana a los 4.000 casos. 
El Colegio de Médicos de Cuenca y la OMC reiteran que muchos casos de agresión tienen relación con situaciones como la masificación de consultas y de las urgencias, la falta de equidad en la atención sanitaria, el aumento de las listas de espera, el problema de recursos humanos y a la precariedad laboral de los profesionales y considera obligado que sean comunicadas por cualquier vía y no permanezcan impunes comportamientos y actitudes no tolerables en una relación médico-pacientes de calidad.
Lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, injurias y/o vejaciones centran la mayor parte de las 3.919 agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio de su profesión en toda España en los ocho últimos años, según los datos del Observatorio. De los casos de violencia que se contabilizaron, el 14% de ellos acabó con lesiones, el 35% fueron insultos y el 51% amenazas.  Estos episodios cercenan la confianza médico-paciente, incrementan el estrés laboral del médico y es una agresión tan grave como la física.