Sigüenza, a las puertas de un selecto club

Belén Monge
-

Arranca el camino para que Sigüenza sea declarada Patrimonio de la Humanidad. Hoy se debate en el Pleno seguntino la constitución de un Consejo Rector

Sigüenza, a las puertas de un selecto club - Foto: Javier Pozo Peño Javier Pozo

Muchos son los aspirantes y pocos los elegidos pero, sin duda, si en algo parecen coincidir administraciones, sociedad civil y eclesiástica, es en  que Sigüenza reúne los mimbres para aspirar a formar parte del selecto club  de Ciudades Patrimonio de la Humanidad. La propuesta la anunciaba  el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y supone de momento el primer escalón de una carrera de fondo que ya tiene el motor en marcha.  
Un camino en el que en el caso de salir triunfantes situaría a la ciudad del Doncel entre las tres grandes joyas patrimoniales de Castilla-La Mancha reconocidas por la Unesco junto con Toledo y Cuenca. Y a nivel nacional, supondría alcanzar el puesto número 16 en esta distinción que ostentan de otras comunidades: Ávila, Alcalá de Henares, Baeza, Cáceres, Córdoba, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona y la localidad de Úbeda.  
Para la alcaldesa seguntina, María Jesús Merino, la postulación de Sigüenza para formar parte de esta lista universal supone «uno de los anuncios más importantes de las últimas décadas. «Será un camino largo y costoso que requerirá una labor de investigación, creérselo y trabajar por ello; pero solo el propio trayecto a recorrer tendrá un fuerte impacto económico y turístico» y otorgará «mayor visibilidad de calidad» a la comarca, afirma.
Para Merino, lo fundamental es que «todos estemos implicados, que no discrepemos y que nos lo creamos, porque es posible», indica a La Tribuna. De hecho, la celebración del noveno centenario de la Reconquista hasta su fecha cúspide en enero de 2024 servirá como punto de partida y ofrecerá «argumentos para confeccionar una candidatura mejor para un fin muy ambicioso», asevera.
Acaba de inaugurarse como regidora y asegura que quiere lo mejor para que la comarca no muera y eso pasa por conseguir también ser Patrimonio de la Humanidad. Merino anuncia la intención de llevar al Pleno de hoy lunes, 27 de enero, la constitución de un Consejo Rector en el que estén presentes todos los partidos políticos, representantes de la ciudadanía seguntina, de la Diputación y de la Junta de Comunidades para, a partir de ahí «tratar de conseguir todos los posibles avales»a la candidatura, «no solo dentro sino fuera de la ciudad», dice. «Hay un compromiso firme para actuar», apunta convencida de que si se consigue, contribuirá a asentar población y a generar pequeñas industrias. Y con ese propósito también están intentando que el mundo universitario vuelva a Sigüenza. Merino confiesa que la Universidad de Alcalá «apuesta por ello».  
El primer objetivo es llegar a la lista inicial o lista de espera de la Comisión Española. Es el paso previo a la reunión de la Unesco. Y aunque la regidora coincide con García-Page y con otras entidades en que es difícil, es de las que prefieren ver el vaso medio lleno y lo ve «viable», aunque sin marcar plazos.
Dado que hay diez puntos por los que se puede ser Patrimonio de la Humanidad, lo importante es entrar en la lista, y puede hacerse por uno de ellos. El primero ya lo cumple Sigüenza. Ése es ser poseedora de una obra excepcional, y aquí se sitúa el Doncel. Pero, además, esta villa medieval tiene cultura, patrimonio, folklore y paisaje. Una conjunción de exigencias en la que Merino coincide con la cronista seguntina y profesora de Patrimonio en la Universidad Complutense de Madrid, Pilar Martínez Taboada. «Tenemos, además, documentos, arte, urbanismo, tradiciones, música y gastronomía», señala en alusión también a las dos estrellas Michelín que concentra una ciudad con 4.500 habitantes.
En todo caso, en este camino habrá que estudiar la formula de petición que interesa más e ir sumando elementos ya que tal y como explica Martínez Taboada, «el mundo entero pone sobre la mesa proyectos y lo importante es pasar el primer corte, llegar a la lista indicativa, aunque haya que esperar hasta dar el salto», subraya.
Cónclave. Cabe reseñar que aunque ahora ya ha arrancado, no es la primera vez que desde la ciudad seguntina se baraja este sueño. Ya lo llevó en su programa electoral el candidato a la Alcaldía por el PP,Emilio Pinto, pero no fue a más. Y si a eso se añade la propuesta de  candidatura del Palacio del Infantado para Patrimonio de la Humanidad. Desde la ciudad del Doncel se optó por dar un paso atrás en esa posibilidad por entender que dos podrían ser multitud, indica la cronista y también presidenta de la Fundación Martínez Gómez-Gordo, creada para defender el patrimonio de la comarca. «Ha sido mi sueño de toda la vida. Llevo años diciendo que Sigüenza se merece ser Patrimonio de la Humanidad», asevera tras reconocer que aunque «se llega algo tarde, hay una voluntad firme y se puede conseguir».  Esta especialista en patrimonio, tiene clarísimo que la ciudad del Doncel tiene «méritos para lograrlo, incluso aunque ahora parezca estar más de moda valorar lo inmaterial». Por ello, considera que es importante que todo lo que se haga a partir de ahora, empezando por los actos previstos para el noveno centenario, se realicen pensando en  ese «marco anímico». «Debemos  saber utilizar todo lo que se conserva del pasado para convertirlo en turismo y en medio de vida», concluye.