scorecardresearch

Cambio de perfil

J.L.E.
-

La fisonomía urbana de la capital evoluciona al ralentí en varias zonas a la espera del Plan de Ordenación Municipal y del Plan 'XCuenca'

Las obras del nuevo hospital están muy avanzadas - Foto: Reyes Martínez

La ciudad del futuro se abre paso de manera tímida pero firme y vuelven a verse construcciones que modifican el horizonte urbano de la capital. Mientras se preserva el Casco Antiguo, una joya que otorga a Cuenca el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, la capital se ensancha con nuevas edificaciones a las afueras, culmina obras proyectadas ya hace tiempo o pone soluciones a problemas de urgencia como la reparación del colector de saneamiento de Astrana Marín.

Ese ensanche de la ciudad tiene en la Ronda Oeste el eje sobre el que se dibuja la capital de los próximos años. El regreso de la actividad del ladrillo, con sus grúas, es la prueba más evidente de que algo ha cambiado. La crisis financiera de 2007, desde que estalló la burbuja inmobiliaria, paralizó casi durante una década el tránsito de hormigoneras, obreros de la construcción y apagó el ruido de grúas. Pero el ladrillo vuelve a estar en marcha, en especial al otro lado de la ronda Oeste, con el nuevo hospital como telón de fondo, y hasta en Villa Luz donde se construye ya en parcelas en las que en su día se proyectaron bloques de viviendas. 

En este escenario, los retos urbanísticos ultiman las herramientas necesarias. Una es la aprobación del Plan de Ordenación Municipal (POM), previsiblemente en 2024, y  la otra acabar con la brecha que divide la ciudad por las vías del tren. En el caso del POM el objetivo que se persigue es la regeneración urbana, la sostenibilidad y la regeneración del tejido industrial. Enel avance del  POM, según explicaba el Consistorio, se contemplan actuaciones de gran calado y microintervenciones barrio a barrio para mejorar la habitabilidad y la sostenibilidad. 

La actividad constructora ha regresado a Villa LuzLa actividad constructora ha regresado a Villa Luz - Foto: Reyes MartínezA ello hay que sumar la actuación en la que se alinean las administraciones para acabar con la brecha que divide la ciudad. Para lograrlo el plan XCuenca, contempla la inversión por parte del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana de 2,16 millones de euros en un primer convenio para la integración de los terrenos ferroviarios desde la calle Diego Jiménez hasta la Ronda Oeste.Además se incluye la demolición del muro del Paseo San Antonio para la construcción de un boulevard y dos zonas de aparcamiento con 364 plazas gratuitas, el acondicionamiento y limpieza de los terrenos en la zona para evitar así incendios y las instalaciones deportivas entre las calles Orégano y Álvaro de Luna.

Pero acabar con la brecha que parte la ciudad es hablar del mañana. A día de hoy  una de las pistas para vislumbrar cómo será la capital en próximas décadas está en el barrio del Cerro de la Horca, cuyas obras de urbanización recepcionó recientemente elAyuntamiento. A ello, se une también un nuevo pulmón verde muy cercano, en el entorno de los ríos Júcar y Moscas, con la reforestación de la zona anexa al recinto ferial de la ciudad. Sin embargo, el futuro del Bosque de Acero permanece en el limbo.

El nuevo hospital se dibuja ya en el horizonte urbano. Una de las obras estrella de esta legislatura es el nuevo hospital de Cuenca, cuyos trabajos ya están al 80 por ciento de su ejecución. La previsión es que abra sus puertas el año que viene. Este centro hospitalario también propicia que la ciudad crezca hacia allí. Para empezar, en el proyecto de presupuestos del Gobierno regional para el 2023, se incorpora una partida de 1,6 millones de euros para el área dotacional de El Terminillo. Además, habrá un nuevo vial entre la Rotonda de la Estrella con el Nuevo Área Dotacional El Terminillo.

La urbanización del Cerro de la Horca ya está culminada
La urbanización del Cerro de la Horca ya está culminada - Foto: Reyes Martínez