"Las mujeres visibilizan algo que antes se tapaba"

Redacción
-

La nueva delegada de Igualdad y responsable provincial del Instituto de la Mujer repasa las actuaciones que se están realizando en Cuenca y explica la campaña Sin un Sí. ¡Es No!

"Las mujeres visibilizan algo que antes se tapaba" - Foto: Reyes Martínez

Espacios para sensibilizar al público y evitar que se produzcan  agresiones sexistas durante las fiestas de una determinada localidad. Esa es la finalidad de los llamados puntos violeta que, durante todo el verano, han informado y recogido posibles actitudes machistas durante eventos en los que participa una gran aglomeración de gente. El alcohol o las drogas no justifican una actitud o agresión sexual. Las formas de vestir o de bailar no dan derecho a nadie a tocar o a acosar. Si se presencia o escucha una agresión, el punto violeta es una de las maneras más rápidas para buscar ayuda. 
La nueva delegada de Igualdad y responsable provincial del Instituto de la Mujer, Lourdes Luna, repasa las actuaciones que se están realizando en Cuenca y explica la campaña Sin un Sí. ¡Es No!, que formará parte del protocolo de seguridad de las fiestas de la Virgen de Riánsares de Tarancón, el 9 de septiembre; de las fiestas del Cristo de Priego, el 13 de septiembre; y de San Mateo de Cuenca, los días 18 y 19.
¿Es Cuenca un poco menos machista que hace unos años? ¿Está la población más sensibilizada contra la violencia de género, o todavía hay mucho trabajo por hacer?
Si hablamos de números en violencia de género, podemos decir que Cuenca no es de las provincias más machistas. En cuanto a actitudes y comportamientos, espero que sea menos machista por el trabajo que se lleva haciendo durante tantísimo tiempo desde los centros y el Instituto de la Mujer. Si que es verdad que dependiendo de los presupuestos o de la visibilización que se le haga es más o menos conocido, pero el trabajo se lleva haciendo muchísimos años desde que el Gobierno regional empezó a trabajar con la violencia machista, legislando nuestra ley contra los malos tratos.
En lo que llevamos de año se han incrementado las denuncias contra la libertad sexual en Cuenca, ¿A qué se debe esta situación? ¿Falta más información y sensibilización entre la sociedad conquense?
Está claro que si aumenta el número de denuncias algo no se está haciendo demasiado bien. No sé si es que no llegamos a toda la población a la que debemos o, precisamente porque llegamos, las víctimas de violencia de género ya no asumen situaciones que no deben aceptar y se están atreviendo a denunciar. Personalmente creo que la violencia de género ha existido siempre, pero estaba tapada. El hecho de que existan más denuncias ahora es porque se está haciendo bien el trabajo y las mujeres se atreven a visibilizar algo que antes se tapaba.
¿Cómo se articula la campaña Sin un Sí. ¡Es No! que promueve el Instituto de la Mujer ?
Esta es una campaña que se lleva efectuando desde hace cuatro años en la comunidad autónoma por el Instituto de la Mujer, para prevenir las violaciones en cita. Una chica y un chico pueden quedar y, en cualquier momento, se puede dar una situación en la que la chica tenga que negarse. Se da información, pautas y se trata de quitarles el miedo a decir que no. Empoderarlas en el sentido de que incluso, si al principio han dicho sí, tienen el derecho a parar y a decir que no. La campaña no sólo es para las chicas, también es para los chicos y va dirigida a jóvenes y adolescentes. Este tipo de violencia hacia las mujeres se da mucho en ambientes lúdicos. Por eso las actuaciones se han enfocado en fiestas de localidades de la provincia, porque este tipo de actos violentos se suelen dar en momentos de fiesta y, a lo mejor, no le damos toda la importancia que se le debe dar a ciertos actos que pueden provocar luego situaciones más complicadas.  
¿Qué actuaciones se pretenden llevar a cabo durante los días festivos de San Mateo?
Durante las fiestas de San Mateo están programados dos días de visibilización de la campaña. La asociación Opañel, encargada de gestionar el programa, colocará una carpa de información y esta actuación se efectúa junto con la Concejalía de Servicios Sociales e Igualdad del Ayuntamiento de Cuenca. El punto violeta cuenta con un horario más ampliado y no sólo informará, sino que también recogerá cualquier tipo de incidencia que pueda surgir respecto a una situación de acoso que tenga una mujer.
¿En qué consistirán las llamadas ‘Misiones Pedagógicas por la Igualdad’ que impulsa el Instituto de la Mujer? ¿Cómo y cuándo tienen previsto desarrollarse en la provincia conquense?
La campaña específica Sin un Sí. ¡Es No! está dentro de las Misiones Pedagógicas y está diseñada para el verano, aprovechando las fiestas y las actividades lúdicas donde se pueden provocar este tipo de agresiones. Desde el Instituto de la Mujer vamos a seguir trabajando en estas misiones de cara al invierno. No hay nada cerrado ni programado en cuanto a fechas y espacios, pero evidentemente es algo que no se puede quedar en una campaña de verano. Hay que seguir trabajando. Estas campañas se acentúan en esta época, porque en los pueblos más pequeños aumenta la población. 
Por desgracia la sociedad ya ha asumido un nuevo concepto como es el de las manadas. ¿Cómo y desde qué ámbitos se puede trabajar para evitar que se produzcan este tipo de agresiones sexuales?
Como profesional que soy del ámbito social, es algo que me preocupa y que me ocupa mucho tiempo. Lo único que podemos hacer es seguir trabajando y, repito, no sólo con las mujeres sino también con los hombres. Sensibilizar e informar para que sepan actuar ante cualquier situación que les provoque algo que no quieran hacer. Todos sabemos que una sola persona no es capaz de hacer lo que cinco juntas. Ese es el problema. Eso solo se evita trabajando en la igualdad. Nadie es más que nadie y tú, por ser hombre, no eres más que yo por ser mujer. Tú no tienes ningún derecho por encima de los que yo tengo. Eso se aplica desde la base, en centro educativos y en campañas que se pongan en marcha este invierno, aprovechando el inicio del curso. 
¿Cómo y qué herramientas deben tenerse en cuenta para que las campañas de sensibilización  lleguen a todas las localidades?
Todo depende de la movilización que tengamos desde las instituciones, en este caso de la Junta de Comunidades y el Instituto de la Mujer, para llegar a través de los Centros de la Mujer a la población. Desde que contamos con los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, podemos llegar a más sitios y hacer campañas más largas. El recurso más cercano son los Centros de la Mujer y a través de ellos seguiremos trabajando. En la provincia contamos en la actualidad con 12 centros.  
¿En qué aspectos podemos trabajar todos los ciudadanos individual y colectivamente para contribuir a la erradicación de esta lacra social?
A nivel individual, cualquier situación que no es adecuada o compromete la vida de una mujer debe ser denunciada. La obligación de cualquier persona que ve a una mujer sufrir una situación de acoso es ayudarla si ella no es capaz de hacerle frente. A nivel colectivo, hay que apoyar cualquier actuación que desde una asociación, recurso municipal, provincial o regional se pueda tener para luchar contra esta lacra. Lamentablemente, a pesar de todos los medios puestos desde las administraciones, nos da las sensación de que las denuncias van a más en vez de ir a menos. No es por falta de información ni porque la gente no tenga acceso. Más comunicados y conectados que estamos ahora mismo no lo hemos estado nunca. ¿Cuál es el problema? La educación desde la base, en casa. A nuestros hijos se les debe enseñar lo que no se debe hacer nunca.