scorecardresearch

El comercio recibe las medidas de ahorro de energía con dudas

Redacción
-

Esta organización sectorial integrada en CEOE Cepyme Cuenca señala que son medidas que se deberían haber consultado previamente con el sector porque podrían afectar a sus ventas

El comercio recibe las medidas de ahorro de energía con dudas - Foto: CEOE Cepyme

La Asociación del Comercio de Cuenca considera que las medidas de ahorro de energía aprobadas por el Gobierno se han tomado de forma apresurada y sin tener en cuenta la opinión del sector por lo que las ha recibido con dudas de cómo podrían afectar a sus ventas. Así lo han manifestado tras la publicación del Real Decreto aprobado por el Gobierno de medidas de ahorro y eficiencia energética, que recoge la obligatoriedad de limitar a 27 grados el uso del aire acondicionado en verano y a 19 grados la calefacción en invierno, en edificios entre los que se incluyen los establecimientos comerciales. El decreto también obliga a apagar las luces de los escaparates a partir de las diez de la noche y a instalar mecanismos para mantener las puertas de los establecimientos cerradas.

Esta asociación sectorial, integrada en CEOE Cepyme Cuenca, señala que está a favor de que se tomen medidas para reducir el gasto energético y a colaborar en este sentido, pero puntualiza que no pueden ser siempre los mismos los que hagan el esfuerzo, ni que se les vea como parte del problema.

Medidas. La Asociación de Comercio señala que estos establecimientos están haciendo un gran esfuerzo por mantener a su clientela, que ya es difícil por la situación actual de incremento de costes, intentado ser atractivos y cómodos para el consumidor.

Por este motivo consideran que los topes de temperatura pueden afectar al consumo porque los clientes no se sientan cómodos y dejen de ir a comprar y que el apagón de los escaparates pueda mermar su atractivo, sobre todo en verano. En ese sentido puntualizan que en España se hace mucha vida nocturna y se depende en gran medida del turismo y de la sensación de vida que las ciudades tengan incluso de noche, por lo que consideran que sería más acertado poner las doce de la noche como hora límite. Además de que la inmensa mayoría de la iluminación comercial es led, con un consumo muy reducido.

Por otro lado, la Asociación de Comercio también considera que no se puede tratar a todo el sector comercial de la misma manera ya que no se han tenido en cuenta los diferentes tipos de establecimientos, su tamaño y los productos que venden. En este sentido señalan que no es lo mismo acondicionar térmicamente una tienda de 60 m2 en Cuenca, que un centro comercial de 7 plantas en la Castellana de Madrid, asimismo, tampoco es lo mismo mantener 27º de temperatura en una pescadería que en una juguetería.