scorecardresearch

«'Festejen la broma' es un espectáculo totalmente nuevo»

A.D.
-

El humorista, actor y escritor albacetense Joaquín Reyes presenta el jueves, a las 20,30 horas, en el Teatro Auditorio José Luis Perales de Cuenca su nuevo espectáculo, Festejen la broma

Joaquín Reyes, en un momento del espectáculo. - Foto: Sueños Musicales

Dice que su nuevo espectáculo es una amalgama de «chorradas», pero seguro que no es así…

Lo de «chorrada» lo digo como algo bueno, son muchas «chorradas», pero ten en cuenta que para estar hora y media subido a un escenario tienes que tener un arsenal de tontunas para que la gente se divierta y eso es lo que he intentado porque además, Festejen la broma es un espectáculo nuevo. Hice un show para Netflix donde jubilé ya todo el material que tenía y aquí he vuelto a escribir un monólogo, con todo lo que eso conlleva: el miedo a que no se te ocurra nada divertido, a que hayas perdido eso que tenías. Bueno, parece que ha salido todo bien y la verdad es que estoy muy contento de retomar esta gira.

 ¿No ha incluido de lo que funcionaba del anterior espectáculo?

Es que éste nació con esa intención, que fuera nuevo. Jubilé todos los monólogos antiguos y Festejen la broma es un espectáculo completamente nuevo. Es verdad que los había interpretado mucho, los había rodado durante años y quería hacer una cosa nueva. Hay guiños a monólogos antiguos sí, pero se justifica, veremos luego que tiene su broma interna, pero el show, es más termina con un número de ventriloquía y remato con el muñeco.

¿Un monólogo y algo más?

Es un monologo y algo más, porque tenía muchas ganas de hacer esa parte con el muñeco, como hacen los ventrílocuos que, de repente sacan un muñeco y es la excusa para decir barbaridades y eso a mí me gustaba mucho. Obviamente, no lo hago como los ventrílocuos buenos, que hablan con la glotis, yo lo habló un poco a la pata la llana, pero la dinámica funciona perfectamente. El muñeco, de repente, sale al centro, todo el mundo está pendiente, es su momento, y la verdad es que cada vez lo va alargando más y me está eclipsando ese muñeco.

¿Por qué dice que es «un viejuno» en eso de la comedia, cuando está en plena forma?

Claro, de verdad que me sigo sintiendo, no te voy a decir que como si estuviera empezando, pero cuando echo la vista atrás, el primer monólogo lo escribí en 1999, que era muy imperfecto y salvaje. Ya llevamos mucho tiempo y hemos hecho bastantes cosas , con mucha suerte, porque la gente ha confiado en nosotros. No hemos perdido la ilusión, por supuesto, yo lo que quiero es seguir haciendo cosas, sobre todo con Ernesto Sevilla, pero sí que somos veteranos. Merece la pena dedicarse a la comedia, desde luego, sobre todo, porque la gente te da mucho cariño, te percibe como un amigo y valora lo que haces. El público valora la comedia porque le ayuda a pasar los malos ratos, a evadirse de sus problemas. Entonces, realmente la respuesta del público ante nosotros, los cómicos, es muy buena y merece la pena. Además, a mí, como espectador, la comedia me encanta y me dedico a esto, un poco por accidente, porque pretendía ser ilustrador, pero siempre me ha gustado la comedia y hacer reír a los demás.

¿El tema de la ilustración lo ha dejado bastante aparcado, no?

Claro, porque sigo teniendo encargos de ilustración, ahora estoy diseñando la portada de un disco. Siempre tengo estos encargos, pero lo que ocupa mi esfuerzo es la comedia, pero sigo dibujando por placer y estos encargos me hacen mucha ilusión, porque a mí, como he dicho en otras ocasiones, lo que más me gusta es dibujar. He tenido la suerte de dedicarme a la comedia, casi por accidente, pero mi vocación primigenia es el dibujo.

¿Cómo se lleva esa fama, ese cariño de la gente del que habla?

Se lleva bien porque también la fama te mide. Imagínate un actor de una serie que ven seis millones de personas, tiene una fama bastante difícil de llevar, si estas siempre abordado por la gente, es normal que te canses, eso es entendible, pero yo no tengo ese nivel. El otro día me estaba bañando en la playa, y se acercó un señor a saludarme, pues muy bien, la gente es simpática, lo mío es muy llevadero, no he tenido agobios, sobre todo, además, en muchos casos, sufres por los que están contigo, porque al final es un rollo para ellos, pero mi fama es muy llevadera, me encanta que la gente me salude y que me digan que les gusta lo que hago, es muy agradable, la verdad.

 Suele comentar que le encanta trabajar con Ernesto Sevilla… ¿aquella etapa revolucionó el género de la comedia en España?

Todo lo que hicimos juntos fue una cosa muy instintiva, sobre todo que nos divertía a nosotros, no teníamos pretensiones y hacíamos una cosas muy libre. Estoy muy orgulloso del trabajo que hicimos y de la carrera que tienen mis compañeros, porque además somos muy diferentes y cada uno ha tirado por un camino, con una voz propia. Aparte, pusimos Albacete en el mapa y la gente de repente empezó a prestar atención a Albacete, como una ciudad de cómicos. Hay una tradición, fíjate José Luis Cuerda cómo escribía comedia y qué comedia hizo; Pedro Almodóvar también ha escrito grandes comedias. En La Mancha, está también José Mota o Millán Salcedo por ejemplo, pero Albacete, como sabemos es una ciudad de paso y de repente nosotros la pusimos en el mapa, eso es pero también es una cuestión de cantidad, porque salimos muchos, pero fíjate también está Goyo Jiménez, que es un grandísimo monologuista y ahora Juanjo Albiñana... hay una gran escuela de monologuistas en Albacete.

Precisamente el pasado verano terminó con Ernesto Sevilla, el rodaje de Cámara Café. La película. 

Sí, ese rodaje terminó a finales de junio, fueron dos meses y estuvo muy bien. Ernesto ha tendido hacia la dirección, más que la actuación y por ejemplo Capítulo 0 para Movistar lo dirigía él. Aquí también nos hemos encargado del guión, con lo cual es una adaptación bastante personal de Cámera Café, siendo muy fieles a todos los personajes. Detrás está Antena Tres produciendo, Arturo Valls está también, gente que conocía muy bien el formato. Era un reto, porque adaptar una tira diaria y la forma condicionaba mucho, era una cámara fija y de repente, adaptar, mostrar la oficina y esos personajes en otros ambientes, era difícil, con una película coral. Tenía varios retos, pero estamos contentos con lo que hemos rodado, Ernesto ha hecho un trabajo fantástico y la película va a sorprender, gustará a los fans y a otras generaciones. Creo que tras la presentación en el Festival de Málaga en la próxima primavera estará los cines.

¿Qué planes tiene en televisión?

En El intermedio voy a continuar, porque me gustan mucho las piezas que hacemos, tienen un equipo fantástico y los guionistas son gente con mucho talento, a la que conozco muy bien, me gusta mucho. Luego, Capítulo 0 lo dejamos porque estamos ahora con proyectos de cine, con Ernesto y Miguel Esteban. Me gustaría hacer más Cero en Historia, porque me lo paso genial, además ahora estoy con Chape, otro albacetense exitoso y graciosísimo, me encanta trabajar con él. Además he publicado una novela con Blackie Books.

¿Podría hablarnos de esta novela?

Subidón cuenta la historia de un cómico manchego que se despista por la fama. En una semana vive bastantes aventuras. Tenía esa historia muy clara y llevo muchos años escribiéndola. No es una novela muy extensa, pero sí está muy reescrita. A la novela le tengo mucho respeto, es lo que más leo y no quería precipitarme; quería hacer algo que mereciese la pena. Esta escrita con respeto por la ficción y estoy muy satisfecho, la verdad es que la terminé en la cuarentena, porque vi la oportunidad, con el encierro forzoso de trabajar en esto y además, ya no tenía excusas. Era una situación muy difícil, la verdad, pero afortunadamente estábamos todos bien y pude terminarla, nunca pensé que fuera dedicarme a esto.. soy un escritor tardío, tengo 47 años, pero desde luego es fruto de muchos años de lectura y de acercarme con bastante respeto al género.

¿Y en el cine?

Rodé otra película el pasado verano, Un novio para mi mujer, de Laura Mañá, una comedia, divertidísima, y sí me gustaría que Ernesto, Miguel Esteban y yo comenzáramos a escribir otra película, para que dirigiera Ernesto, eso siempre ha estado rondando y la tenemos que hacer.