scorecardresearch

'El Gordo' esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios

Jonatan López
-

'El Cuco Encantado' vendió una serie del cuarto y el estanco de la Plaza Mayor un décimo, y en Motilla del Palancar tocaron 12 billetes de un quinto

‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios - Foto: Reyes Martínez

El Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad dejó en la provincia, sin contar las pedreas ni las terminaciones, cerca de un millón de euros. La suerte no fue esquiva del todo para Cuenca, aunque los dos números premiados en el sorteo celebrado ayer pertenecen a uno de los dos cuartos premios y a un quinto premio de los ocho que se repartieron. Ambos premios suman 292.000 euros, pero el sorteo también dejó en Los Hinojosos cerca de 270.000 euros. En la localidad se vendieron muchas participaciones del número anterior al segundo premio, el 72.119. 

Además, el tercer premio le tocó a varios matrimonios de exprofesores del colegio San Antonio, actual Ciudad Encantada, gracias a que un antiguo director, José María Abellán, adquirió varios décimos en una administración de Valencia. Así lo confirmó uno de los agraciados, el periodista que trabajó en Radio Nacional de España, Emilio López Adalid, que explicó que a su mujer, exprofesora, se le entregó un billete del 19.517 que le reporta 48.000 euros.

No cayó esa lluvia de millones tan necesaria para mitigar la maltrecha economía de muchas familias y tapar los agujeros que deja la crisis, pero seguro que algún vecino de la capital y de Motilla del Palancar, localidades donde cayó el cuarto y el quinto premio respectivamente, pasará unas fiestas navideñas mucho más desahogadas. Aquel poseedor de un billete del 42.833 –premiado con el cuarto– percibirá 20.000 euros, mientras que el 26.711 –el número del quinto– tiene un premio de 6.000 euros.  

‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios - Foto: Reyes MartínezA decir verdad, no había ambiente navideño en la capital conquense durante las primeras horas del sorteo, excepto en el salón de actos de Centro Cultural Aguirre. Allí, el Ayuntamiento había programado el evento La Magia en Cuenca, que ofreció a los presentes una chocolatada y el sorteo de varios regalos y vales, gracias a la Asociación del Comercio y a CEOE-Cepyme Cuenca. El mago Albert acababa de realizar uno de sus números de magia cuando saltó la noticia. Minutos antes de las 11 de la mañana salió del bombo el 42.833, el primer cuarto de la mañana, que entre numerosas localidades del país se había vendido en la Administración de Loterías número 4 de Cuenca, El Cuco Encantado, en la céntrica Plaza de la Hispanidad.

Cristina Puerta, gerente de la administración, confirmó que se había vendido una serie del número, 10 billetes o décimos, a 20.000 euros de premio por cada uno, gracias a un intercambio que se había hecho con una administración de San Pedro del Pinatar (Murcia). «Se vendió en julio, puesto que las series sueltas suelen venderse mucho en verano, así que es probable que no sea gente de aquí y lo comprara algún turista», contaba Puerta, que explicaba que las administraciones suelen hacer intercambios «para fomentar la posibilidad de dar premios. Al final tienes mucha cantidad de lotería, pero pocos números y así aumentamos la probabilidad».

Claro está, la gerente de El Cuco Encantado –administración que abrió sus puertas en 1982 y que ya dio en 2011 un quinto premio del Sorteo de Navidad– se mostraba muy contenta tras repartir uno de los premios del sorteo puesto que, sin duda, animará a los compradores de lotería a adquirir números en los próximos días para el Sorteo del Niño. De hecho, los curiosos no tardaron en preguntar el porqué de la presencia de los medios de comunicación de la capital y más de uno aprovechó para adquirir su décimo. 

‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios - Foto: Reyes MartínezMientras los flashes de la cámara se disparaban y los loteros de la capital inmortalizaban el momento con varios carteles del premio, y se enfundaban las camisetas con el número impreso y el premio, en otro punto de la capital conquense se conocía que también se había vendido como mínimo un billete del 42.833. Otros 20.000 euros que alguien, un turista o un vecino del Casco Antiguo adquirió por ventanilla en el estanco de la Plaza Mayor. 

«No sabemos con exactitud cuanto se ha vendido, pero al menos uno de ese número», explicaba la gerente Elena Alcocer, que recordó que en 2014 se vendió un segundo premio del Sorteo de Navidad. «Fue por terminal y, si no me equivoco, fueron seis décimos». Cuatro años antes también se vendió uno de los quintos premios. 

«Somos uno de los puntos mixtos de venta que llevamos menos tiempo y la verdad es que estamos muy contentos porque hemos dado tres premios importantes de la Lotería de Navidad», señalaba Alcocer, que confirmaba que desde verano y sobre todo en fines de semana y puentes «se vende mucha lotería a los turistas. Son muchos números variados y al azar».

‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios‘El Gordo’ esquiva Cuenca pero el sorteo dejó premios - Foto: Reyes MartínezEl quinto premio. El tercero de los quintos salió justo después de ese primer cuarto, pasadas las 11 de la mañana. El 26.711 fue un premio muy repartido que cayó en hasta 18 localidades y una de ellas era Motilla del Palancar. La Administración de Loterías número 1, en la calle de la Iglesia, repartió hasta 12 billetes de este número. Es decir, cada agraciado cobrará 6.000 euros por décimo.

«Seguramente será gente de Motilla», manifestó el gerente de la administración, Manuel Cerdán, que repartió 72.000 euros. Eso sí, aseguró que ninguno de los posibles afortunados se había dejado ver por el local. Este quinto premio, reconocía Cerdán, es «el primero que damos de Navidad. Nunca habíamos dado ninguno, tampoco del Niño, en los ocho que llevamos al frente de la administración que tiene cerca de 40 años».

Este es el resumen de un tradicional sorteo que, por desgracia, no fue tan afortunado para la provincia pero, como suele decirse al día siguiente: Si no ha habido suerte, que al menos haya salud. Sobre todo en los tiempos que corren.